Juntos para siempre: mamá y bebé

Cuando por fin tienes en tus brazos a aquella personita que llevaste cargando 9 meses en tu vientre, sentirás una emoción indescriptible. Pensarás lo maravillosa que es la vida, por darte la oportunidad de traer al mundo a un ser tan pequeño, tan sensible, y tan lleno de vida. El amor entre tú y tu bebé,  será inigualable y te confieso algo algo: será para siempre.

5655961900_50d2f68211_o.jpg
Photo credit: Lisandro M. Enrique

 

El psicoanalista inglés John Bowlby (1907 – 1990), describe la conducta del apego como cualquier forma de comportamiento que provoca que una persona alcance o conserve proximidad con respecto a otro individuo diferenciado y preferido. En el caso de la relación madre e hijo, la interacción del bebé con el ambiente y en especial con la madre posibilitan dicha conducta. Es decir, a medida que pasan los días tu hijo iría sintiendo cada vez más amor y cariño por ti, cuando le das afecto, lo amamantes y arrulles, podrás distinguir esa mirada en sus ojos.

 

 

¿Cuándo comienza?

El apego se comienza a sentir durante los primeros días o minutos después del nacimiento y dura hasta los 4 años. Puede suceder también, que no sientas apego instantáneo por tu pequeño al verlo por primera vez, si ese llegase a ser el caso, no te sientas mal, ya que las razones pueden ser múltiples y van desde un parto traumático, hasta sentirte insegura e incapaz de haberte convertido en madre, y es totalmente válido, ¡ningún bebé llega con instructivo! y eso no significa que vayas a ser “la mamá mas mala del mundo”, porque el amor entre madre e hijo, aunque no sea inmediato, tarde o temprano será adquirido.

954142755_1d5e2d8580_o.jpg

Bowlby plantea que el apego se va dando a través de una serie de conductas que derivan en el vínculo madre e hijo. Todo se manifiesta mientras el niño te reconoce, te identifica todo el tiempo y sabe que aunque mil personas le den cariño, al final del día eres tu quien le entrega su amor incondicional. Así, mientras más cuides las necesidades básicas de tu bebé, él percibirá tu interés por protegerlo, además de sentirse querido, seguro y amado.

 

Un punto que vale mucho la pena destacar, es que los expertos en psicología coinciden en subrayar, que el apego se convertirá en la base de las posteriores relaciones que el pequeño forje con otros individuos de la sociedad. Esto quiere decir que, el apego con tu bebé es tan determinante que de éste dependerá si tu hijo puede llegar a tener problemas de tipo conductual e incluso afectivos con otras personas.

9888587336_6589f03538_o
Photo credit: donnieerayjones

En cambio, si la relación entre ambos es positiva, cariñosa, estrecha y con respeto, créeme que existirían muchas posibilidades de que, cuando sea mayor, comience a establecer relaciones emocionalmente óptimas con los individuos que van apareciendo en su vida.

Tipos de apego

Existen principalmente tres tipos de apego entre madre e hijo, te los comparto mamita:

 

  1. Apego ansioso – ambivalente: Se define por ser el que orilla a que el pequeño tenga dos clases de actitudes diferentes con respecto al adulto. Entonces, por un lado buscará estar al lado de su mamá, y sentirá angustia cuando su madre no esté cerca, pero por otro lado, mostrará resistencia y se enojara al tenerla a su alrededor.

    4121739977_b1b6af73e8_o
    Photo credit: Lady Dragon Fly
  2. Apego seguro: Se produce cuando la mamá es muy sensible ante las necesidades del pequeño, le transmite confianza, le ayuda cuando lo requiere, le muestra su cariño, por lo tanto da pauta a que el niño se sienta seguro y protegido. Cuando un pequeño crece con este tipo de apego con mamá; se dice que se convierten en adultos positivos, agradables, cálidos y capaces de establecer relaciones muy satisfactorias con otras personas.

3.  Apego inseguro: Es el tipo de vínculo que desarrollan los pequeños, que cuando se sientes angustiados o tristes, no buscan a sus madres, pero muestran interés en descubrir el mundo por su cuenta ya que no encuentran la  confianza o protección que ellos necesitan. Este apego es algo delicado puesto que se asemeja a pequeños que crecen con inseguridad hacia los demás, (“si no confío en mamá, en quién más”) serán adultos que desconfiarán, y mantendrán una actitud distanciada con el resto.

Después de leer todo lo ya expuesto, y si eres mamá o estás próximamente a serlo, seguro querrás llevar una óptima relación de apego con tu hijo, para ayudarle a tener un desarrollo sano, feliz y fuerte.

¿Cómo lograrlo? 

Toma nota de las siguientes acciones que voy a proporcionarte, según profesionales de la Psicología como el Doctor Eduardo R. Hernández (Terapeuta de la conducta Infantil) .

  • Crear experiencias de vinculación: arrullarles, cantarles, besarles, hablarles con cariño y reconocer todas sus virtudes. Transmitirles cariño en pocas palabras.
10141727716_0ec22feae4_o.jpg
Photo credit: Miguel Ángel Sánchez -Ballesteros
  • Mostrar empatía con el pequeño:  compréndelo, ponte en su lugar.
  • Mantener la serenidad y la calma: los gritos no llevaran a ninguna parte.
  • Fortalecer siempre ante todo y ante todos la autoestima de tu hijo: no lo ridiculices frente a los demás, no lo humilles y confía en él.

 

El que el apego sea fuerte, débil o inexistente, es un tema muy relevante, ya que causará diferencias que durarán toda la vida. Los bebés que crean un apego saludable y seguro ven a su madre como una heroína, como una fuente de consuelo y una plataforma sólida desde la que pueden explorar el mundo y jugar. Estos bebés al crecer, echan de menos a sus madres cuando se van y se sienten aliviados cuando regresan. Gracias a una fuerte base emocional basada en la confianza, se vuelven adultos seguros, competentes y bondadosos, que amarán por siempre a mamá.

 

Anuncios

Escrito por

¡Hola! Soy Yara. Comunicóloga y Maestra en en Dirección y Gestión de Instituciones Educativas por profesión, y claro, blogger por diversión, amante de la buena risa, las aventuras, la lectura y el café. Me fascina bailar, y por supuesto, hablo hasta por los codos. Soy mexicana y soy muy creativa. Tengo 24 años y estoy comenzando con este rinconcito diseñado totalmente para ti mamita, te preguntarás ¿Por qué? … Sencillo, desde pequeña el tema de los niños y la maternidad han sido algo fascinante en mi vida, he tenido la fortuna de convivir todo el tiempo con los niños, en el trabajo y en casa, de analizarlos, comprenderlos, escucharlos y conocerlos, y no cabe duda que jamás dejarán de sorprenderme. El amor que tengo por los pequeños y lo mucho que han aportado a mi vida profesional y personal ha sido un parteaguas en mi camino. No soy la mejor maestra del mundo, conozco a alguien que si lo es (mi mamá), tampoco soy la voz de la razón, pero me dedico al sector de la comunicación y la educación y como sabemos, la información es poder. Así que si buscas a alguien que resuelva tus dudas, comparta sus experiencias, alguien que te inspire confianza y que tras su experiencia y conocimiento aborde temas de tu interés, déjame decirte mamita que estás en el lugar adecuado. ¿Me acompañas?

2 comentarios en “Juntos para siempre: mamá y bebé

Deja un comentario