Reflexión: La mamá más mala del mundo

Ser mamá no es nada sencillo, como dice la frase principal de MomCiclopedia «nadie nace sabiendo cómo ser mamá pero tú lo estás haciendo mejor que ninguna». Yo creo que mientras lo hagas con amor, nada tiene porque salir mal.

 A veces tiene que haber límites en comportamientos erróneos o que tu consideres no aptos para tu pequeño y no debes tener miedo en llamar la atención de vez en cuando. Te aseguró que muchas veces escucharas salir de su boca la siguiente frase «Eres la mamá más mala del mundo». Duele, cierto. Pero a cambio, tendrás una recompensa muy valiosa, y es el formar un hijo educado, con amor, y lleno de valores para enfrentarse a esta sociedad a la que pertenecemos.

Honestamente, esta reflexión que les voy a compartir, me llegó al corazón y sé que miles de mamás se sentirán identificadas con cada una de las palabras.

» Yo tuve la mamá más mala del mundo»

4286069709_8451a79f5e_o.jpg
Photo credit: MaitJuriado

Mientras los otros niños no tenían qué desayunar, yo tenía que comer cereal, huevos y pan tostado.

Cuando los demás tomaban refresco gaseoso y dulces para el almuerzo, yo tenía que comer emparedados.

Mi madre siempre insistía en saber en dónde estábamos. Parecía que estábamos encarcelados.

Tenía que saber quiénes eran nuestros amigos y lo que estábamos haciendo.

Insistía en que: si decíamos que íbamos a tardar una hora, solamente nos tardáramos u-n-a hora.

Me da vergüenza admitirlo, pero hasta tuvo el descaro de romper la ley contra el trabajo de menores.

4457195371_f63d32b258_o
Photo credit: tatoruso

Hizo que laváramos trastes, tendiéramos camas, que aprendiéramos a cocinar y muchas cosas igualmente crueles.

Creo que se quedaba despierta en la noche pensando en las cosas que podría obligarnos a hacer.

 

Siempre insistía que dijéramos la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.

Para cuando llegamos a la adolescencia ya fue más sabia y nuestras vidas se hicieron menos terribles.

Nadie podía tocar el claxon para que saliéramos corriendo. Nos avergonzaba hasta el extremo, obligando a nuestros amigos a llegar a la puerta para preguntar por nosotros.

Mi madre fue un fracaso completo.

2668975758_5ea0b270a2_o.jpg
Photo credit: sokabs

Ninguno de nosotros ha sido arrestado, cada uno de mis hermanos ha servido en una misión y también ha servido a nuestra patria.

¿Y a quién debemos culpar de nuestro terrible futuro?

Tiene razón, a nuestra madre.

Vean de todo lo que nos hemos perdido.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_9fb 2

Nunca hemos podido participar en una demostración de actos de violencia y miles de cosas que hicieron nuestros amigos.

Ello nos hizo convertirnos en adultos educados y honestos.

Usando esto como marco. Estoy tratando de educar a mis hijos de la misma manera.

Verán, doy gracias a Dios:

Por haberme dado la “Mamá más mala del mundo”.

Y bien, sé que tal vez un par de lágrimas rodaron por tus mejillas, porque por las mías eso sucedió, pero es muy real, cada palabra es cierta, y a veces hay que sacrificarse con ciertas etiquetas como «la mamá más mala del mundo», para poder hacer lo correcto con la educación de los pequeñitos.

Anuncios

Escrito por

¡Hola! Soy Yara. Comunicóloga y Maestra en en Dirección y Gestión de Instituciones Educativas por profesión, y claro, blogger por diversión, amante de la buena risa, las aventuras, la lectura y el café. Me fascina bailar, y por supuesto, hablo hasta por los codos. Soy mexicana y soy muy creativa. Tengo 24 años y estoy comenzando con este rinconcito diseñado totalmente para ti mamita, te preguntarás ¿Por qué? … Sencillo, desde pequeña el tema de los niños y la maternidad han sido algo fascinante en mi vida, he tenido la fortuna de convivir todo el tiempo con los niños, en el trabajo y en casa, de analizarlos, comprenderlos, escucharlos y conocerlos, y no cabe duda que jamás dejarán de sorprenderme. El amor que tengo por los pequeños y lo mucho que han aportado a mi vida profesional y personal ha sido un parteaguas en mi camino. No soy la mejor maestra del mundo, conozco a alguien que si lo es (mi mamá), tampoco soy la voz de la razón, pero me dedico al sector de la comunicación y la educación y como sabemos, la información es poder. Así que si buscas a alguien que resuelva tus dudas, comparta sus experiencias, alguien que te inspire confianza y que tras su experiencia y conocimiento aborde temas de tu interés, déjame decirte mamita que estás en el lugar adecuado. ¿Me acompañas?

Deja un comentario