Depresión infantil ¡Si existe!

Aunque nos cueste trabajo creerlo, la depresión infantil sí existe, y afecta a los niños tanto como a un adulto. La mayoría de veces su falta de madurez los hace sentirse débiles o vulnerables, y es así como se restringen para expresar sus sentimientos. Por supuesto, que de no tratarse a tiempo y profesionalmente, puede traer consecuencias en el desarrollo del niño.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, se estima que un 3% de la población infantil sufre depresión, esta cifra representa entre el 10% y el 15% de las consultas de psiquiatría infantil según diferentes autores.

5792547940_eea4607f64_o.jpg
Photo credit: Sean Dreilinger

El diagnóstico de la depresión infantil, sigue criterios muy similares que la de los adultos, sin embargo difiere en algunas cosas. Según la CIE-10 (Clasificación Internacional de Enfermedades) sigue los siguientes criterios:

  1. La duración del episodio depresivo debe ser como mínimo de dos semanas y no estar relacionado con el consumo de ninguna sustancia.
  2. Presencia de dos de los siguientes síntomas:

Humor depresivo: los niños, pueden presentar un estado de ánimo deprimido o irritable. Los más pequeños, a menudo no son capaces de describir cómo se sienten y suelen quejarse de molestias físicas imprecisas, y mostrar una triste expresión facial o una escasa comunicación visual. El ánimo irritable se puede manifestar con una conducta agresiva o acciones que demuestren hostilidad o cólera.

6879677636_da58ab4a09_o.jpg
Photo credit: Wait Stoneburner

– Pérdida de interés: hacia el entorno, o incapacidad para disfrutar con el juego o con las actividades escolares.

-Falta de energía: no juega, rechaza ir al la guardería o al colegio, en casa se le ve desanimado, no habla, etcétera.

    3. Presencia de uno o más de los siguientes síntomas:

– Pérdida de confianza y autoestima:  sentimientos de inferioridad.

-Reproches: en los niños se refleja mediante una auto-desvalorización o un sentimiento de culpa excesivo o inapropiado.

-Ideas o intentos auto destructivos: en los niños se observan signos no verbales de conducta suicida como realizar acciones en las que corre riesgos de forma reiterada, a veces como si se tratase de un juego, o adoptar comportamientos autolesivos (por ejemplo arañarse, morderse etc.)

Incapacidad para concentrarse o tomar decisionesbajo rendimiento académico.

-Actividad psicomotriz agitada o inhibida.

-Alteraciones del sueño.

-Variaciones de peso: generalmente es un aumento 

Cada niño es único en su forma de ser, en su personalidad y en la manera de aceptar los cambios que se producen en su vida. Para sospechar que un niño tiene depresión, es necesario conocer muy bien al pequeño y saber cómo es realmente normal su comportamiento cotidiano.

4045681035_a8d854bab1_o.jpg
Photo credit: starlights_

Recuerda, no hay que apresurarse a sacar conclusiones, ni tu ni yo somos médicos; sin embargo, papás y maestros debemos estar atentos cuando algún niño presenta alguna de las siguientes características. Maestros, no olvidemos que somos el segundo hogar de esos pequeños y que al hacernos responsable de un grupo, nos hacemos acreedores a la confianza de los padres de familia.

DEPRESIÓN EN BEBÉS

La depresión en los bebés se ve reflejada en su estado anímico; esto no quiere decir que el bebé llore siempre porque esté triste, sino que da la impresión de que está apático y sin ninguna iniciativa. Las consecuencias que puede tener la presencia de un cuadro depresivo en el bebé son varias. Puede producir cierto retraso en su desarrollo físico y psicológico, como el inicio de la marcha más tarde de lo normal, el retraso en el desarrollo del lenguaje, problemas de sueño, somatizaciones frecuentes, enfermedades de tipo infecto-contagioso debido a una disminución de las defensas biológicas y alteraciones en la alimentación que mantienen al bebé en un estado de decaimiento.

Ahora, la pregunta que seguro estás pensando si estas pasando por una situación similar a lo que acabas de leer.

¿Cómo trato la depresión infantil?

El primer paso para ayudar a tu pequeñito con depresión, claro,  después de observar el cambio de comportamiento y los posibles síntomas es, sin duda, intervenir y prestarle principalemte  tu ayuda.

42054069_d3ec8ef526_o
Photo credit: wickenden

En primer lugar deberás hablar con tu hijo para saber qué le está ocurriendo, cuál es la causa de su malestar. Lo importante es establecer un vínculo de comunicación, un entorno de confianza que permita acercarte a tu pequeño para poder ayudarle, tú eres su mamá sabrás cómo hacerlo, se me ocurre a través de un “títere” o marionetas, o un oso de peluche, seguro pensarás en algo.

Recuérdale a tu hijo que estás a su lado: Para superar la depresión, deberás repetirlo tantas veces como haga falta. Es importante que tu nene sepa que siempre estarás allí para apoyarlo.

Escúchalo, es importante que procures ser lo más comprensivo y empático posible, por lo que, si consigues que tu hijo se abra y te cuente qué le está sucediendo evita los enfados, un regaño o un castigo así como las constantes e insistentes preguntas.

Por más grave que sea la situación, debes escuchar y respetar. Después deberás actuar para conseguir que tu hijo salga del problema.

14158875556_5de41fb393_o.jpg
Photo credit: donnierayjones

Acude a un terapeuta. No pienses en que es la última opción, dado que si tu hijo está atravesando un periodo depresivo, lo mejor será buscar la ayuda de un profesional, eso no significará que este “loco”, por supuesto que no, pero esta en tus manos ayudarle, estamos hablando de una personita que depende 100% de ti.  El éxito del tratamiento psicológico en este tipo de trastornos mediante psicoterapia es del 80%, no esperes a que la situación de tu hijo se complique y busca ayuda y apoyo de un profesional cuanto antes.

Una vez hayas conseguido que tu pequeño acuda a terapias infantiles para superar su depresión, deberás seguir brindándole tu apoyo incondicional. Asimismo, deberás controlar y asegurarte de que cumple todas las pautas estipuladas y marcadas por el psicoterapeuta, a fin de que supere de manera eficaz la depresión.

Antes, durante y después del proceso de superación de depresión, deberás prestar mucha atención a cualquier señal de alarma. En el caso de que algo se complique durante este tiempo, o no te parezca “normal” en la conducta de tu pequeño,  no dudes en avisar y consultar al médico o terapeuta que está tratando a tu hijo.

38847008405_df30d79c15_o.jpg

 

Recuerda siempre mamita, que tú debes ser la primera en aceptar la situación y en ser consciente de ella, si quieres que lo supere y vuelva a ser un niño feliz, no debes solo alentarlo y animarlo de vez en cuando, sino que debes hacerle ver que con esfuerzo hay recompensas y  con  mucha positividad,  las cosas salen bien, y que la felicidad es una cuestión de actitud y que con una sonrisa todo es mucho más agradable.

La paciencia, la comprensión, la empatía, el apoyo, el ánimo, el respeto, el cariño y el amor podrán ayudar a tu pequeño o a tu bebé a superar una depresión. No dejes de recordarle que no está solo y que todo tiene solución, la felicidad está allí fuera y él debe ser consciente de que está en sus manos conseguirla.

 

Anuncios

Escrito por

¡Hola! Soy Yara. Comunicóloga y Maestra en en Dirección y Gestión de Instituciones Educativas por profesión, y claro, blogger por diversión, amante de la buena risa, las aventuras, la lectura y el café. Me fascina bailar, y por supuesto, hablo hasta por los codos. Soy mexicana y soy muy creativa. Tengo 24 años y estoy comenzando con este rinconcito diseñado totalmente para ti mamita, te preguntarás ¿Por qué? … Sencillo, desde pequeña el tema de los niños y la maternidad han sido algo fascinante en mi vida, he tenido la fortuna de convivir todo el tiempo con los niños, en el trabajo y en casa, de analizarlos, comprenderlos, escucharlos y conocerlos, y no cabe duda que jamás dejarán de sorprenderme. El amor que tengo por los pequeños y lo mucho que han aportado a mi vida profesional y personal ha sido un parteaguas en mi camino. No soy la mejor maestra del mundo, conozco a alguien que si lo es (mi mamá), tampoco soy la voz de la razón, pero me dedico al sector de la comunicación y la educación y como sabemos, la información es poder. Así que si buscas a alguien que resuelva tus dudas, comparta sus experiencias, alguien que te inspire confianza y que tras su experiencia y conocimiento aborde temas de tu interés, déjame decirte mamita que estás en el lugar adecuado. ¿Me acompañas?

Deja un comentario