Hábitos saludables que debemos enseñar a nuestros hijos lo antes posible

Los hábitos son esas acciones que a base de una constante repetición, se convierten en una forma de vida.

Los hábitos saludables en los niños deben ser inculcados desde que son muy pequeños, recordemos que uno de los tantos beneficios de la primer etapa de vida, radica en la facilidad con la que se aprenden y apropian tantos aprendizajes.

 Un estilo de vida saludable, incluye una alimentación sana, ejercicio físico, bienestar emocional, e higiene personal.

Mamita es esencial predicar con el ejemplo si quieres que tu hijo sea un niño sano. Si adquieren hábitos saludables cuando son pequeños, posiblemente les acompañarán el resto de su vida. Y te lo aseguro, es la mejor herencia que puedes dejarle.

Los hábitos no se aprenden por arte de magia, ni poniéndolos en práctica uno o dos días, o incluso una semana y después dejarlos en el olvido o cuando nos acordemos y sea demasiado tarde. Para lograr un hábito, hay que crear rutinas, de manera que con el tiempo se vuelvan automáticas, parte del día a día. Es muy importante saber ¿cómo introducir los hábitos en la vida de los pequeños?, por ejemplo, no intentes introducir muchos cambios en la rutina de tu pequeño a la vez, esto lleva tiempo, se tienen que ir inculcando parcialmente y eso sí, no más de 3 hábitos al mismo tiempo. 

En lo personal, te recomiendo que introduzcas un hábito al mes, así podrás asegurarte de que se haya adquirido para poder comenzar con otro nuevo. De esta manera tu hijo tendrá tiempo para adaptarse a la nueva rutina.

60d95160c8f85244c6bd288b72373c51.jpg
Photo credit: Mommy’sFitness

Es necesario un tiempo para adquirir nuevos hábitos y estos deben introducirse poco a poco a través de rituales. Según Tony Schwartz, escritor y autor de diferentes libros, “Un ritual es un comportamiento muy preciso que haces en una hora específica, por lo que con el tiempo se vuelve automático y para hacerlo ya no se requiere mucha intención o energía”. Y eso es lo que se pretende lograr con nuestros pequeños.

A medida que el tiempo pasa, me he dado cuenta de que quien tiene salud, prácticamente lo tiene todo. Por lo visto, y es algo que me llena de alegría, muchas familias están viendo y reconociendo la importancia de inculcar buenos hábitos de salud en el hogar. Siempre será mejor prevenir que curar; y gozar de una buena salud desde la infancia, puede ayudar a tus hijos a tener una vida plena, productiva y satisfactoria en su vejez.

“Lo que cosechamos en la edad adulta, ha sido sembrado en la infancia”.

Comer bien, hacer deporte, beber agua o ver menos videojuegos y televisión son algunas costumbres que los niños deben aprender desde pequeños para llevar una vida sana. No hay que esperar a que nuestro hijo tenga problemas de salud o sobrepeso para establecer unos buenos hábitos de vida.

Kids-eating-healthy
Photo credit: Navalwiki

La prevención es, sin duda, la mejor apuesta de futuro. El juego y el deporte son junto a una alimentación equilibrada, los pilares de una vida saludable.

Estamos viviendo en una época que nuestros abuelitos jamás hubieran imaginado. Se trata de algo que seguramente has escuchado en las noticias y en los periódicos, algo que tal vez has notado cada vez con mayor frecuencia: hay una epidemia de obesidad infantil a nivel mundial.

No es culpa de los niños, es cierto, vivimos en un mundo en el que es más accesible y barato un paquete de galletas que un paquete de manzanas. Pero mamita, tu no puedes quedarte con los brazos cruzados y esperar a que alguien haga algo por tu pequeño.

Darles a tus hijos todo el amor del mundo y tener buenas intenciones no son suficientes. Es necesario tomar acción para evitar que la película de Wall-E sea una profecía cumplida, pues parece que vamos en esa dirección, si los niños de hoy se convierten en adultos obesos, para el 2030 más de la mitad de la población mundial tendrá obesidad. Es una aberración solo pensar en ello.

 

Estos días me puse a investigar más a fondo acerca de la diabetes y obesidad; y de verdad me quede impactada, al leer la estadística de que cualquier persona a la que se le diagnostica obesidad, se le restan 14 años de vida en promedio.

Si yo te dijera que tus pequeños vivirán 14 años menos que la expectativa de vida promedio y que probablemente sufran de alguna terrible enfermedad ¿qué harías hoy por ellos?

Seguramente pondrás manos a la obra ¿no?, para que su edad adulta y vejez sea lo más saludable y placentera posible.

No hay ningúna mamá en este universo que quiera ver morir a sus hijos, pero, tristemente hay miles de familias en todo el mundo que continúan fomentando los hábitos incorrectos los cuales invariablemente los conducirán al sobrepeso y como un camino natural de esta condición a padecer alguna enfermedad crónica a temprana edad.

Estos 5 hábitos son el primer gran paso para transformar el estilo de vida de tu pequeño:

1. Una alimentación variada y equilibrada

Una alimentación variada garantiza que tu hijo obtenga los nutrientes que necesita. Por eso, aunque él tenga sus platillos favoritos, es importante animarle (sin obligarle) a probar cosas nuevas. El gusto de los pequeños es cambiante y poco a poco aceptarán las verduras, las frutas, proteínas etc.

El equilibrio se refleja en la proporción diaria de carbohidratos, proteínas y grasas. La alimentación de hoy día tiende a desequilibrarse: o tomamos mucha proteína o nos pasamos con los carbohidratos.

Así que comencemos con:

Trick-Your-Child-into-Eating-Healthier-Food
Photo credit: Trickyourchildeatinghealthierfood
  • Más frutas y verduras. Consumir cinco raciones diarias de fruta y verdura.
  • Menos proteínas. Reducir el consumo de carne a dos o tres veces por semana y tomar pescado en la misma proporción. Basta con comer cualquiera de estos una vez al día.
  • Más cereales. Deben consumirlos diariamente en forma de arroz, pasta o pan.
  • Menos comida rápida. Limitar al máximo la comida rápida. Lo sé, que difícil resulta despegarse de Mc Donalds, yo me declaro fan de McDo, pero ¿de verdad es necesaria una cajita feliz cada fin de semana?.

Si algo he aprendido al pie de la letra de mi mamá es la importancia de los desayunos

  • Es importante hacer un buen desayuno para asegurarnos de que el organismo del pequeño, obtenga los carbohidratos que necesita por la mañana para realizar todas sus actividades.

Yo te aconsejo lo siguiente:

  • Establecer horarios fijos para cada comida. Hay que acostumbrar al cuerpo a unos horarios, así podrás evitar andar gusgueando (significa picotear, pellizcar, estar comiendo algún bocadillo, un snack, conúnmente se refiere a alimentos chatarra).
  • Compartir al menos una comida familiar. Es una oportunidad de convertirnos en un modelo de hábitos para nuestro hijo.
  • Disfrutar de la cena todos juntos. En el caso de que haya faltado fruta, verdura o proteínas en la comida, todavía estamos a tiempo de compensar estas carencias. Siempre satanizamos el comer frutas o verduras en la noche, pero para tu pequeño son una muy buena opción, al igual que los lácteos,  preferibles a los carbohidratos durante la noche.
  • Hacer las comidas más originales y apetecibles.

2. Beber agua

10
Photocredit: shutterstock

El 70% de nuestro cuerpo es agua, por lo tanto, es necesaria para eliminar toxinas e hidratar todos los órganos. Apostar por el agua, como bebida familiar es una opción casi obligatoria para salud. Los jugos de frutas naturales son una buena alternativa para algún antojo o para salir de vez en cuando de apuros, pero no conviene abusar de ellos, contienen demasiadas azúcares.

3. Menos tablet, videojuegos y  televisión

  • El tiempo que emplean utilizando tablets, videojuegos o televisión, se lo estamos quitando a otras actividades necesarias y mucho más saludables, como hacer deporte.
  • Los niños pasan frente a la pantalla entre tres y cinco horas diarias, cuando lo recomendable es de una a dos horas.
  • Conviene fijar en ellos un tiempo máximo y buscar otro tipo de actividades para disfrutar del tiempo libre.

4. Más actividad física

24490623623_f9d57e0bc8_o.jpg
Photo credit: Steve took it

La importancia de el juego y el deporte es imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo de tu pequeño. Una hora de actividad física moderada al día mejora sensiblemente el índice de masa corporal (relación entre peso y estatura) de los niños, incrementa su rendimiento escolar e incluso su estado de ánimo.

Pero no olvides los siguientes puntos tan importantes:

  • Nunca debe convertirse en una obligación. Es más importante que les divierta a que adquieran habilidades. Si les gusta, será más fácil que lo hagan, si por el contrario no les gusta, lo terminarán odiando.

 

  • Diariamente, conviene asignar un espacio de tiempo exclusivo para la actividad física. A veces puede llegar a ser desgastante para ti el hecho de sumarle a todas tus responsabilidades como mamá, una hora de fútbol o natación diaria, pues eso implicará: llevarlos, quedarse con ellos, cambiarlos, darles un lunch, llegar a casa, hacer tareas, lavar la ropa, hacer comida, y bueno dejémoslo en un etc. si no jamás terminarías de leer este artículo; solo recuerda siempre los beneficios que eso traerá para tu pequeño, a costa de tantos sacrificios tuyos.

 

  • Más activos en lo cotidiano. Si nosotros lo hacemos, es más fácil que ellos se apunten. Podemos buscar cualquier excusa para salir a la calle (pasear juntos al perro, sacar la basura, ir al súper juntos). Un simple paseo mejora el estado cardiovascular tanto en los niños como en los adultos.
44930468_514950115685904_482930306060386304_n.jpg
Photo credit: manzanares

Un tip que puedo compartirte, es la frase que usa mi mamá con mis hermanos y conmigo y que le ha funcionado por muchísimos años: «si vas conmigo al súper, te compro algo» (nos obligaba a caminar, y la recompensa era algo mínimo por supuesto: una paleta, un dulce, una fruta, pero ese incentivo, definitivamente nos hacía parar del sillón).

  • Organizar planes familiares al aire libre. Son una buena forma de dejar a un lado el ocio sedentario.
  • Disfrutar con ellos. Para que integren la actividad física como una satisfacción, conviene generar un recuerdo gratificante de ella. Los parques son una excelente opción.

5. Higiene dental

ll201461910448
Photo credit: livingandloving

 

La higiene dental es uno de los hábitos que se deben inculcar desde que son muy pequeños. Es cierto, que con frecuencia es el más complicado, pero hay que hacerles entender la importancia que tiene cepillar los dientes de forma correcta.

 

Cuando el niño adquiere el hábito de lavarse los dientes, lo incluirá en su rutina diaria y lo hará de forma autónoma el resto de su vida. Y honestamente mamitas, el prevenir a tu pequeño de enfermedades dentales, yo lo considero un patrimonio que que deberá agradecerte por el resto de su vida; a nadie se le desea una enfermedad dental por consecuencia de falta de higiene desde la niñez o descuido por parte de los padres en los primeros años de vida.

Unos hábitos saludables son indispensables para tener hijos sanos y prevenir muchas enfermedades. Los niños deben llevar un estilo de vida saludable desde que son pequeños y para ello nosotras debemos comenzar con el ejemplo.

No se vale echarle la culpa a la maestra, al nutriólogo, al sistema de salud, a la publicidad de Mc donalds o a las nuevas tecnologías. Es momento de cumplir con el deber de ser mamá y comenzar cultivando en la vida de nuestros niños hábitos que les permitan convertirse en adultos felices y saludables.

Anuncios

Escrito por

¡Hola! Soy Yara. Comunicóloga y Maestra en en Dirección y Gestión de Instituciones Educativas por profesión, y claro, blogger por diversión, amante de la buena risa, las aventuras, la lectura y el café. Me fascina bailar, y por supuesto, hablo hasta por los codos. Soy mexicana y soy muy creativa. Tengo 24 años y estoy comenzando con este rinconcito diseñado totalmente para ti mamita, te preguntarás ¿Por qué? … Sencillo, desde pequeña el tema de los niños y la maternidad han sido algo fascinante en mi vida, he tenido la fortuna de convivir todo el tiempo con los niños, en el trabajo y en casa, de analizarlos, comprenderlos, escucharlos y conocerlos, y no cabe duda que jamás dejarán de sorprenderme. El amor que tengo por los pequeños y lo mucho que han aportado a mi vida profesional y personal ha sido un parteaguas en mi camino. No soy la mejor maestra del mundo, conozco a alguien que si lo es (mi mamá), tampoco soy la voz de la razón, pero me dedico al sector de la comunicación y la educación y como sabemos, la información es poder. Así que si buscas a alguien que resuelva tus dudas, comparta sus experiencias, alguien que te inspire confianza y que tras su experiencia y conocimiento aborde temas de tu interés, déjame decirte mamita que estás en el lugar adecuado. ¿Me acompañas?

2 comentarios en “Hábitos saludables que debemos enseñar a nuestros hijos lo antes posible

Deja un comentario