Importancia de enseñar a los niños a decir “NO”

¿Contradictorio no? Por una parte eres tú quien repite mas de 100 veces la palabra “NO” a tu hijo, y por otro lado, también tienes que enseñarle que existen momentos en los que él también puede hacer uso de esta palabra. ¿Por qué? y ¿Cómo hacerlo?

Lo cierto es, que el aprender a decir “no”, es toda una virtud. Recordemos que una virtud, se aprende, no depende de la naturaleza y no es una disposición innata, se trata del ejercicio de la libertad.

Y para ayudar a los pequeños a adquirir virtudes primero tenemos que comenzar enseñándoles hábitos, que únicamente se logran con la repetición de actos, tareas, actividades y demás, desde muy temprana edad. Así, tus hijos serán generosos si practican la generosidad, valientes si practican la valentía, ordenados si ordenan todos los días sus cosas, desde los más sencillo, a lo más complejo conforme van creciendo etc. Y de nuevo tendremos que ser nosotros quienes animemos a los pequeños para que sepan VOLUNTARIAMENTE a decirse a sí mismos y a los demás que NO, en el momento adecuado.

23048308325_d3a6fe47e4_o
Photo credit: Misko78

En realidad todos nosotros deberíamos velar por nuestros intereses y saber decir “no” a aquellas cosas o personas que no son de nuestro agrado o no están dentro de nuestras posibilidades. Si desde temprana edad, enseñamos a los pequeños a que aprendan a poner límites en sus relaciones con los demás, cuando lleguen a la vida adulta encontrarán menos problemas en sus relaciones sociales.

Cuando educamos a un niño como un ser caprichoso, supone convertirlo en una persona débil para la sociedad al no haberle enseñado a decir NO.

Es necesario que los padres eduquen a sus hijos de manera adecuada, y uno de los puntos que deben inculcarles es que deben de poner límites en sus relaciones con los demás, y enseñarles a decir “no” en los momentos necesarios, ya que de lo contrario pueden tener problemas, sobre todo en la adolescencia o en la vida adulta. Los niños y los adolescentes se van a encontrar en múltiples situaciones en los que deben de ser capaces de decir “no” sin sentirse mal, sin ofender al otro y por bienestar propio, Solo ponte a pensar en ti mamita, en nuestras generaciones crecimos con una educación basada en ser obediente y servicial; y cuidadito y te atrevieras a decirle “no” a uno de tus mayores, porque los castigos, regaños e incluso golpes, caerían en segundos sobre de ti. ¿Cuál fue la consecuencia de esto? lo difícil que nos resulta ahora, decir “no”, estamos acostumbradas a poner primero los intereses de toda la gente que queremos y al final, solo al final y eso si queda un poco de espacio, ponemos los nuestros, y todo, por no saber decir NO cuando se requiere.

6500365853_d0f402569e_o.jpg
Photo credit: _chrisUK

Debes de dejar claro a tus hijos que decir “no” significa estar en desacuerdo con algo y que, como persona tiene derecho a elegir lo que le hace sentir mal, lo que daña su cuerpo o lo que simplemente no lo hace sentir bien. Aunque sea un monosílabo negativo, expresar un “no” es algo sano y nadie debe de sentirse mal por ello ya que cada uno tenemos nuestra personalidad y nuestros gustos.

Cuando somos capaces de decir “no”, también somos personas más libres, y esto es un derecho que debería tener todo el mundo y que ahorita está en tus manos dárselo a tu hijo. Debemos de explicar a los niños que cada uno de nosotros tenemos el control de nuestras cosas, nuestro tiempo, nuestro cuerpo y nuestras decisiones.

¿Cómo puedo enseñar a mi hijo a decir no?

Si te estás haciendo esa pregunta, los pasos que debes de enseñarles a tus hijos para que puedan decir “no” sin miedo, son los siguientes:

xSay-No-Finger-Wag-2.jpg,qModPagespeed=off.pagespeed.ic.mbIFpnaPsV.jpg
Photo credit: NY Metro Parents

Enseña a tu hijo a escuchar activamente a la otra persona. Aunque no estemos de acuerdo con lo que la otra persona nos diga, si podemos entender lo que nos dice y empatizar con su punto de vista.

Se debe de expresar el objetivo de decir “no” en términos de derechos personales sin tener que justificarnos. Si nos justificamos, la otra persona puede comenzar a dar la vuelta a nuestros argumentos y dejarnos sin justificación. Decir “no” es un derecho que no necesita explicaciones o razones, por tanto no hay caer en provocaciones típicas que pueda hacer la otra persona.

-Siempre se pueden dar alternativas a las proposiciones que los demás nos ofrecen y de esta manera también le demostramos al otro que estamos interesados en llegar a acuerdos, aunque esto no siempre es posible y habrá que ver la situación concreta y las circunstancias.

-No ceder ante los chantajes emocionales que el otro nos pueda hacer, ya que en ningún momento tenemos que hacer algo que no queramos realizar ni nadie nos puede presionar en lo que se refiere a nuestras decisiones y nuestros puntos de vista.

160809114653-01-parent-act-teaching-kids-empathy-large-169.jpg
Photo credit: CNN

Es importante entender que la capacidad de decir “no” está estrechamente relacionada con la autoestima, por lo que los niños que tienen una baja autoestima y poca confianza en sí mismos, se sienten nerviosos e intimidados por los demás y tienden a aceptar cualquier petición, con o sin su consentimiento. Por eso es importante que estés alerta mamita, y que no le quites esa libertad a tu pequeño, de enseñarle que existen momentos en los que es válido decir NO.

Anuncios

Escrito por

¡Hola! Soy Yara. Comunicóloga y Maestra en en Dirección y Gestión de Instituciones Educativas por profesión, y claro, blogger por diversión, amante de la buena risa, las aventuras, la lectura y el café. Me fascina bailar, y por supuesto, hablo hasta por los codos. Soy mexicana y soy muy creativa. Tengo 24 años y estoy comenzando con este rinconcito diseñado totalmente para ti mamita, te preguntarás ¿Por qué? … Sencillo, desde pequeña el tema de los niños y la maternidad han sido algo fascinante en mi vida, he tenido la fortuna de convivir todo el tiempo con los niños, en el trabajo y en casa, de analizarlos, comprenderlos, escucharlos y conocerlos, y no cabe duda que jamás dejarán de sorprenderme. El amor que tengo por los pequeños y lo mucho que han aportado a mi vida profesional y personal ha sido un parteaguas en mi camino. No soy la mejor maestra del mundo, conozco a alguien que si lo es (mi mamá), tampoco soy la voz de la razón, pero me dedico al sector de la comunicación y la educación y como sabemos, la información es poder. Así que si buscas a alguien que resuelva tus dudas, comparta sus experiencias, alguien que te inspire confianza y que tras su experiencia y conocimiento aborde temas de tu interés, déjame decirte mamita que estás en el lugar adecuado. ¿Me acompañas?

Deja un comentario