¡Es un hecho! Los niños deben dormir sin luz

Es muy común creer que los niños prefieren dormir con la luz encendida, pues relacionamos siempre el hecho de que por ser pequeños le temerán a la oscuridad.

Por eso casi siempre optamos por dejar una lámpara encendida en la habitación de los pequeños, la del pasillo, o cualquier luz que disminuya la oscuridad en su habitación. Sin embargo, es una creencia errónea, ya que numerosos especialistas han afirmado que acostumbrar al pequeño desde que es un recién nacido a dormir con alguna luz puede ser realmente un hábito negativo.

Los bebés desconocen la diferencia entre el día y la noche y, por lo tanto, es imposible pretender que siga las pautas de sueño de nosotros, los adultos.

Un recién nacido no tiene miedo a la oscuridad

Y es que, si desde que el bebé llega al mundo, le acostumbramos a que haya una luz encendida por la noche, si en algún momento se despierta y no la encuentra se sentirá inseguro, asustado y seguramente llorará mientras llama a mamá.

 

De este modo, es fundamental que los papás acostumbren a los niños a dormir en un entorno tranquilo, sin ruidos y sobre todo, oscuro. Los bebés irán adaptándose a estos hábitos con facilidad.

120910112738-mom-sleeping-infant-baby-night-story-top.jpg

Por ello, es importante que el pequeño desde que nazca se acostumbre a esa atmósfera de silencio y oscuridad. Y cuando quiera comer durante la noche, es importante también que no se enciendan muchas luces, sino tan sólo alguna para lograr la orientación pero en ningún caso la que esté demasiado cerca del pequeño. Se le dará de comer de una forma tranquila, sin entretenerse, para evitar que se altere su hábito de sueño. Una vez que el bebé se sienta saciado y haya calmado su apetito, se esperará a que eructe y posterior a ello, se le acostará en su cunita. De esta manera, el pequeño también irá tomando cierta autonomía a la hora de dormir, ya que, sabrá que sus papás están ahí pero no depende de ellos para dormir, y se siente a gusto.

Además, la oscuridad hace que nuestro organismo produzca en mayor cantidad la hormona melatonina, que favorece el ritmo de sueño y por ello, el hecho de que haya luz, hace que el organismo segregue menos cantidad de dicha hormona y esto puede provocar problemas de sueño y como consecuencia también otros, relacionados con la visión, por ejemplo.

Problemas asociados a dormir con la luz encendida


De hecho, gracias a un estudio realizado por el Medical Center de la Universidad de Pensilvania y el Children’s Hospital de Filadelfia , se obtuvieron resultados muy reveladores.

babynightcrying
Photo credit:Independent.ie
  • Un 10% de los niños de entre 2 y 16 años que habían dormido a oscuras hasta los dos años eran miopes en el momento de realizar el estudio.
  • Un 34% de los niños que habían dormido los dos primeros años de vida con la luz nocturna de un piloto tenue eran miopes.
  • Un 55% de los niños que habían dormido con una lámpara o una bombilla encendidas contrajeron miopía en edad adulta , cinco veces más que entre los niños que habían dormido en la oscuridad durante sus primeros años de vida.

Aunque este estudio no pretendía demostrar la influencia nociva de la luz como causante de miopía, sí nos permite observar que, entre otros factores, la presencia de luz durante el sueño está relacionado con que los pequeños tengan miopía o problemas de visión.

Dormir sin luz y miedo a la oscuridad

White-noise-machines-safe-for-babies
Photo credit: Being The Parent

En bastantes ocasiones nos inclinamos por el uso de la “luz de noche”, comenzándola a usar cuando se toma la decisión de que el pequeño duerma en su propio dormitorio o bien, retirado de la cama de mamá. Se tiende a poner esa luz pensando en que tal vez pueda darle miedo la oscuridad al pequeño. O directamente se usa en niños que ya tienen ese miedo desarrollado.

 

Y tomar esas decisiones mamita pueden ser las culpables de el miedo, te contaré por qué.

Cómo aparece el miedo a la oscuridad

Cuando un niño empieza a tener pesadillas, se despierta asustado, se despierta llorando y acudimos a consolarle. Si encendemos la luz, el niño nos ve, las imágenes de la pesadilla desaparecen y se calma. Parece un detalle sin importancia, magnífico a simple vista, sin embargo, lo que estamos haciendo, es que el niño asocie las pesadillas a la oscuridad y su desaparición a la luz. Si hacemos esto una y otra vez la idea que está formándose en su cerebro es que “los monstruos están en la oscuridad”. Y ahí si ya no hay vuelta atrás, pues tomemos en cuenta que hay pocas cosas más fuertes a la hora de fijar ideas en nuestro cerebro, que el miedo.

Lo adecuado para evitar esto, es que cuando el pequeñito tenga miedo, efectivamente lo atendamos, pero lo calmemos a oscuras o con la mínima luz posible.

Dispositivos electrónicos antes de dormir y calidad de sueño

_104189723_childsleeping.gif.jpg

Un ejemplo más de la influencia de la luz en la calidad de sueño es el uso de dispositivos electrónicos.

Cada vez son más los estudios que desaconsejan su uso en las horas previas al sueño. Y especialmente evitar que los niños puedan tenerlos a su alcance por la noche, en su dormitorio.

Por eso es importante:

  • Nada de smartphones, tablets o televisión en su dormitorio, por lo menos no antes de los 10 años. Esto es importante también para que no se pierda el control del tipo de contenidos que consume el pequeño.
  • Reduce el uso de todos estos dispositivos en las dos horas previas al sueño. El menos problemático es la televisión si el niño está alejado suficientemente de ella. Pero si puedes evitarla mejor.
  • Si necesitas luz para atender al bebé usa la menos potente posible y apágala en cuanto no la necesites para dormir sin luz.

En definitiva mamita, debemos evitar el uso de la luz como herramienta para calmar y facilitar el sueño. Los niños deben de dormir a oscuras desde su nacimiento, con ello está en tus manos asegurar lo más que se pueda la salud de sus ojos y evitar que puedan sufrir de miopía.

Anuncios

Escrito por

¡Hola! Soy Yara. Comunicóloga y Maestra en en Dirección y Gestión de Instituciones Educativas por profesión, y claro, blogger por diversión, amante de la buena risa, las aventuras, la lectura y el café. Me fascina bailar, y por supuesto, hablo hasta por los codos. Soy mexicana y soy muy creativa. Tengo 24 años y estoy comenzando con este rinconcito diseñado totalmente para ti mamita, te preguntarás ¿Por qué? … Sencillo, desde pequeña el tema de los niños y la maternidad han sido algo fascinante en mi vida, he tenido la fortuna de convivir todo el tiempo con los niños, en el trabajo y en casa, de analizarlos, comprenderlos, escucharlos y conocerlos, y no cabe duda que jamás dejarán de sorprenderme. El amor que tengo por los pequeños y lo mucho que han aportado a mi vida profesional y personal ha sido un parteaguas en mi camino. No soy la mejor maestra del mundo, conozco a alguien que si lo es (mi mamá), tampoco soy la voz de la razón, pero me dedico al sector de la comunicación y la educación y como sabemos, la información es poder. Así que si buscas a alguien que resuelva tus dudas, comparta sus experiencias, alguien que te inspire confianza y que tras su experiencia y conocimiento aborde temas de tu interés, déjame decirte mamita que estás en el lugar adecuado. ¿Me acompañas?

3 comentarios en “¡Es un hecho! Los niños deben dormir sin luz

    1. ¡Hola Linda! Tienes toda la razón, no siempre funciona; por ello hay que buscar las estrategias para avanzar cada día un poco más y lograr el objetivo con los niños. Me da mucho gusto que tu ya lo estés trabajando.

Deja un comentario