Horario de verano ¿cómo cuidar el sueño de mi bebe?

El horario de verano está por llegar a México el Domingo 07 de Abril y con ello algunos problemas de adaptación, desde alteraciones del sueño hasta cambios en el estado de ánimo como irritabilidad, apatía o excitación en los más pequeños.

Probablemente el horario de verano es el  cambio de hora al que más nos rehusamos, pues la madrugada del domingo toca avanzar el reloj una hora, y esto representa una hora más de luz que se verá impactada en tus pequeños. La llegada del horario de verano tiene los mismos efectos en adultos y en niños. La diferencia es que nosotros somos capaces de volver a regular nuestro cuerpo, mientras que un bebé necesita ayuda para restablecer sus hábitos y dormir de nuevo lo que necesita.

Este cambio de hora a los niños les produce una cierta desorientación hormonal. El cerebro se confunde y necesita un tiempo de adaptación para volver a sincronizar las actividades que tenía “programadas”.

Kind mit der Uhr
Photo credit: A la camita

Según la edad del niño, los problemas que padecerá serán diferentes:

  • Lactantes: pueden presentar cambios en sus horarios de comida. Esto se puede manifestar durante las noches o también en el día.
  • Niños en edad escolar: estas modificaciones pueden hacerles más costoso el hecho de despertarse por las mañanas. Además, como consecuencia, pueden sufrir déficits de atención y concentración en los primeros días de clase tras el cambio.

“El principal problema que causa el cambio de hora a los niños tiene que ver con el descanso y la interrupción de su ciclo de sueño”

Por otra parte, el mal descanso puede incidir en el estado de ánimo de los pequeñitos. Por lo que no deberá sorprenderte mamita, si los notas un poco irritables, fatigados y de mal humor en estos tiempos.

Amelia Hunter, Sleep Consultant Certificada, aconseja actuar con antelación al cambio para evitar las consecuencias de que bebés y niños tengan varios días de falta de sueño: hipercansancio, irritabilidad, mal humor e, incluso, excitación. Así, su principal consejo es ir adaptando a los más pequeños de la casa para que el cambio de hora no altere sus horas de  sueño y su descanso.

9248400652_d5841fd08e_o
Photo credit: donnierayjones

En el caso del cambio al horario de verano, hay que tener en cuenta que se pierde una hora de sueño. El truco está en adelantar la hora de despertarse, de las siestas y la hora de acostarse unos 10-15 minutos cada dos días. Eso sí, siguiendo siempre las rutinas de sueño que tengas establecidas en casa.

Se puede empezar alrededor de una semana antes del cambio, con un ajuste gradual en las rutinas para dormir, así que estas a tiempo mamita.

De acuerdo a cómo sea tu pequeñito, te recomiendo dos métodos que puedes utilizar para llevar de la mejor manera esta transición.

  1. “No hacer nada”

No se lee muy alentador ¿cierto?. Sin embargo esto deberás hacer si tu pequeño es muy madrugador, pues este será tu método ideal. Vivan el día normal, actúa como si nada pasara. Sigue tu rutina de acuerdo a lo que dicta el reloj; es decir, ajustando todas tus rutinas y las de tu pequeño al nuevo horario, de la siguiente manera:

  • El sábado en la tarde, adelanta todos los relojes después de que tu pequeño esté en camita. Cambia todos al mismo tiempo.
  • Continúa como un día normal durante el Domingo. Si tu pequeño despierta regularmente muy temprano, ahora se levantará a una hora más decente.
  • Puedes considerar despertar a tu pequeño a las 7:30 y 8:00 am para ayudarle a sentirse lo suficientemente cansado por la noche. Esto ayudará a mover las siestas más temprano, y que se vaya ajustando sin problema alguno al nuevo horario.
  • Trata de que tu bebé duerma en su hora de siempre, con base en el horario de verano. Es importante que sepas que algunos bebé  estarán especialmente cansados a la hora habitual de dormir, pues su cuerpecito a pesar de ser las 7:00 pm, les indicará que son las 6:00 pm.

Sé flexible y paciente mamita. Si es necesario, ayúdale a tu pequeño a conciliar el sueño en su nueva hora.

 

1-4-1024x683.jpg
Photo credit: Mamá y Bebé Magazine

 

Te preguntarás ¿cuál es la ventaja de este método de transición?

Que cuando mucho, le tomara un par de días a tu pequeño para acostumbrarse.

       2.  Alcanzar la “diferencia” del cambio de horario

Par algunos niños, especialmente los más bebés, hacer el simple movimiento de una hora  será un cambio radical en su rutina. En este método hay que adelantar la hora de acostarse del bebé 15 minutos cada dos días, dándole tiempo al niño de alcanzar la hora.

Es bueno comenzar este sistema con una semana de antelación al cambio oficial de hora. Además, es importante que toda la familia le acompañe. De este modo, el niño comprenderá que el cambio es algo que afecta a todos los integrantes del hogar y le costará menos sentirse implicado y acostumbrarse al cambio de hábitos, si mamá, papá y hermanos, se suman a esta nueva adaptación. Se súper consistente con los horarios de comida y sueño de tu bebé. Esto significa que tendrás que mover todas las comidas, lunch y siestas, 15 minutos antes de cada día; a partir del lunes.

¡No olvides despertar a tu chiquito un poco más temprano para ayudarle a esta transición de horario!

Después de una semana tu pequeño deberá estar durmiendo a la hora que solía hacerlo, ajusta las comidas, colaciones y siestas al “nuevo horario”. Puedes hacer este ajuste de manera menos gradual, ajustándomelo los 15 minutos de manera diaria 2 o 3 días antes, así que estas súper a tiempo mamita.

nñas
Photo credit: restandhome

El momento en que los pequeños notarán más el cambio es el domingo por la noche, ya que es cuando deben conciliar el sueño en un horario que no les resultará normal. Es recomendable explicar a los pequeños la razón por la cual hay una modificación horaria, así como darles a entender, en la medida de lo posible, por qué anochece más tarde y por qué motivo en otoño ocurre lo contrario.

Cada niño es único y así lo es también en su forma de adaptación a nuevas situaciones; como el cambio de casa, de transporte, de horarios. Hay niños que se adaptan rápidamente y hay otros que pueden tardar hasta 3 o 4 días en habituarse a la nueva situación.

Yo les recomiendo que la tarde anterior al día del cambio, cambien todos los relojes de casa y aparatos electrónicos, así todos irán a la cama a dormir ya con el nuevo horario.

Pues aunque solo se trate de una hora, este cambio de horario puede afectar al biorritmo de tus hijos incidiendo en la siesta y en la hora de acostarse. Ellos no son capaces de entender lo que está pasando y su reloj interno les sigue indicando la misma hora de antes, por lo que puede ser que se levanten antes y presenten cambios en el patrón del sueño los primeros días, mal humor, irritabilidad y que estén más apáticos y ansiosos

 

Anuncios

Escrito por

¡Hola! Soy Yara. Comunicóloga y Maestra en en Dirección y Gestión de Instituciones Educativas por profesión, y claro, blogger por diversión, amante de la buena risa, las aventuras, la lectura y el café. Me fascina bailar, y por supuesto, hablo hasta por los codos. Soy mexicana y soy muy creativa. Tengo 24 años y estoy comenzando con este rinconcito diseñado totalmente para ti mamita, te preguntarás ¿Por qué? … Sencillo, desde pequeña el tema de los niños y la maternidad han sido algo fascinante en mi vida, he tenido la fortuna de convivir todo el tiempo con los niños, en el trabajo y en casa, de analizarlos, comprenderlos, escucharlos y conocerlos, y no cabe duda que jamás dejarán de sorprenderme. El amor que tengo por los pequeños y lo mucho que han aportado a mi vida profesional y personal ha sido un parteaguas en mi camino. No soy la mejor maestra del mundo, conozco a alguien que si lo es (mi mamá), tampoco soy la voz de la razón, pero me dedico al sector de la comunicación y la educación y como sabemos, la información es poder. Así que si buscas a alguien que resuelva tus dudas, comparta sus experiencias, alguien que te inspire confianza y que tras su experiencia y conocimiento aborde temas de tu interés, déjame decirte mamita que estás en el lugar adecuado. ¿Me acompañas?

Deja un comentario