¿Cuándo comenzar con el control de esfínteres?

El control de esfínteres no se aprende. Se adquiere cuando el pequeño tiene la madurez para ello.

Caminar, hablar, comer, son funciones que se adquieren, cuando los niños están lo suficientemente maduros. Son adquisiciones paulatinas, lentas, que llevan mucho tiempo.

Aunque la estimulación puede influir y ser de gran ayuda en algunos niños, lo cierto es que todos intentarán caminar alrededor del año, comer alrededor de los 6 meses, y controlar esfínteres entre los 2 años y medio y 3 años. No hay ningún apuro, ni tampoco una edad establecida, puesto que la edad para comenzar a hacer todas estas cosas, no tiene relación alguna con el desempeño posterior en la vida adulta y a tu pequeño no le van a preguntar en la universidad, a qué edad aprendió a caminar. Más bien, yo considero que los adultos deberíamos preguntarnos una y otra vez qué nos pasa, por qué estamos tan apurados por conseguir logros en los niños, como si fuera una competencia.

Al haber fijado con un millón de rumores como «normal» la edad de 2 años para el control de esfínteres, nos hemos creado un problema y sobre todo, se lo hemos y lo seguimos creando a los pequeños generación tras generación.

Aprovechar la llegada de las vacaciones 

8th-feb.png
Photo credit: Γυναίκα

Aprovechar las vacaciones de primavera, verano o fin de año, es la opción ideal para comenzar con el control de esfínteres. Así puedes aprovechar a perseguir incansablemente a tu pequeño, comenzando con preguntarle si tiene ganas de hacer pipí, sentándolo en el bañito, e invirtiendo una enorme cantidad de horas en conocer y relacionarte con esta nueva escala de valores, donde lo más importante y lo que pone feliz o triste a mamá, es «si te avisó o no te avisó».

 

Hoy en día, ya no es válido temer como con los calzoncillos de tela, pues existen un sin número de marcas de pañales desechables especiales para comenzar con el control de esfínteres, lavadoras automáticas, así que no hay motivo alguno para apurar los procesos evolutivos de nuestros hijos y reducirlos a que aprendan a fuerza en las vacaciones. Algunos podrán controlar temporalmente esfínteres, cuando todos estamos de vacaciones, y tienen a mamá todo el día consigo, pero al comenzar las clases, las exigencias, las separaciones, vuelven a «retroceder», dejando en claro que aún no pueden ocuparse de controlar esfínteres en situaciones donde están frágiles emocionalmente. Precisamente por eso, es que todo debe ser a su debido momento.

Signos que indican que su niño está preparado para comenzar con el control de esfínteres

Es posible que tu pequeño esté preparado para comenzar con el control de esfínteres cuando:

closeup of legs of the child sitting on the potty
Photo credit: Mum Central
  • Permanezca sin mojarse durante varias horas
  • Siga instrucciones de uno o dos pasos
  • Sepa que necesita ir al baño
  • Utilice palabras o gestos para decirte o mostrarte que necesita usar la bacinilla
  • Camine hacia la bacinilla y se siente en ella
  • Pueda subirse y bajarse los pantalones
  • Se sienta demasiado incómodo cuando hace del baño en su ropa interior

Toda mamá que empiece con el control de esfínteres debe tener un método consistente. Una opción puede ser: el método del horario.

52
Photo credit: Motherhood.com.my

Es el método más frecuentemente usado. Una vez que el pequeño ha demostrado estar preparado, es responsabilidad de mamá contarle, con palabras que el niño comprenda, cuáles serán las reglas de juego. Entonces el niño comenzará a usar la bacinilla y a sentarse en un inicio completamente vestido; después podrás practicar bajando su ropa, sentarse en la bacinilla durante 5 o 10 min y volver a vestirse. Se le explica varias veces el objetivo del ejercicio y te aconsejo enfatizar, mostrándole los pañales mojados o sucios. Una vez que se ha establecido esta relación entre el el bañito y la evacuación, ahora sí viene la tarea más larga, tratar de anticipar la necesidad de evacuación del pequeño y reforzarla de forma positiva para conseguir una evacuación exitosa. También se alienta al pequeño a que practique usar el bañito siempre que sienta la necesidad de evacuar. Es muy importante que desde esta primer etapa, se le enseñe al pequeño a usar el depósito de agua y a lavarse las manos después de cada evacuación para fomentar el hábito desde un inicio.

Para los niños que no tienen horarios predecibles, este tipo de plan es difícil, y debe diferirse el entrenamiento hasta que puedan anticipar la evacuación por sí mismos.

La ira o el castigo por los accidentes o la falta de éxito son contraproducentes.

Técnicas para el control de esfínteres

 

Prepárate

Asegúrate de tener tiempo suficiente para dedicarle a tu pequeño en el control de esfínteres. Elige un momento sin cambios importantes, por ejemplo, que no sea al mudarse a una casa nueva o ante el nacimiento de un nuevo hermano.

Puede resultar más sencillo comenzar durante los meses más cálidos, debido a que regularmente en estas temporadas los niños usan menos ropa, haciendo más sencillo el hecho de ir al baño.

Prepara a tu pequeño

Aliéntalo a que te diga si necesita ir al baño. Enséñale las palabras adecuadas que debe usar. Vístelo con prendas que sean fáciles de quitar, por ejemplo, bermudas o pants que no necesiten abrocharse, olvídate de usar overoles con botones, cierres y prendas que retrasen la rapidez del pequeño al quitarse la ropa.

Instalación del bañito

Asegúrate de que la bacinilla esté en una posición en que al niño le resulte fácil sentarse en ella.

Comienzo de la nueva rutina paso a paso

AA013139-56a6fc9d5f9b58b7d0e5dce0
Photo credit: Verywell Family

Muéstrale la bacinilla a tu pequeño. Explícale detalladamente la nueva rutina para ir al baño, con pasos simples:

  • En primer lugar, haz que el pequeño se siente en la bacinilla completamente vestido.
  • A continuación, aliéntalo a que se siente en la bacinilla después de quitarse el pañal mojado o sucio.
  • Uno o dos días después, lleva al pequeño a la bacinilla varias veces al día.
  • Finalmente, comienza la nueva rutina con el pequeño, estableciendo horarios específicos todos los días para ir a la bacinilla. Estos horarios pueden ser después de que el niño se levante, después de comer y antes de dormir la siesta o de acostarse.

 

Premia los avances

 

Mother and child on a white bed. Mom and baby boy in diaper playing in sunny bedroom. Parent and little kid relaxing at home. Family having fun together at the weekend together. Selective focus
Photo credit: Mamavation

Alienta a tu pequeño a que te avise cuando necesita ir al baño. Felicítalo por avisarte, abrázalo, brinca de felicidad, que sepa que es un gran logro y que tu estás ahí para aplaudirlo, incluso si ocurre un accidente camino a la bacinilla. No lo castigues, no lo regañes, ni amenaces con castigarlo. El aliento y el apoyo motivarán al pequeño a seguir intentando y a dar el siguiente paso.

Demuestra con el ejemplo

Permite que tu hijo te observe cuando va al baño. En caso de ser niño que entre al baño con un hermano o con papá. Hazle saber que tú también necesitas ir al baño y que es algo totalmente normal.

Así, aprenderá observando.

Desafíos del control de esfínteres

Si a pesar de tus intentos, tu pequeño se resiste a seguir tus instrucciones o a utilizar la bacinilla, es muy probable que no esté preparado para controlar los esfínteres. No lo fuerces, esto puede provocar conflictos a largo plazo y retrasar el control de esfínteres. Desiste por un tiempo e inténtalo nuevamente cuando tu niño esté preparado.

Si tu pequeño sufre continuamente de estreñimiento, es muy probable que no sea el momento para comenzar con el control de esfínteres, pues lo único que lograrás es que lo termine odiando.

Si, por el contrario, tu pequeño tiene necesidades especiales, tal vez necesites mayor orientación de parte de tu médico antes de decidir si está preparado para controlar los esfínteres.

Potty-training.jpg
Photo credit: GoodtoKnow

Mamita es importante que coordines tu enfoque con las personas que también estén a cargo de tu pequeño, en la escuela o con alguna nana y pídeles que hagan lo mismo par ano perder el ritmo; prohíbe cualquier cambio de vida importante; una vez que comenzaste con el entrenamiento de control de esfínteres, no debe haber vuelta atrás. Evita que los castigos sean parte del control de esfínteres. Es imposible forzar a un niño a utilizar el  bañito cuando todavía no está preparado para hacerlo y debemos entenderlo. Los niños que se sienten presionados a veces intentan obtener el control de la situación nuevamente al rehusarse a dejar los pañales o al no querer ir al baño. Esto puede causar estreñimiento u otras afecciones que requerirán un tratamiento indicado por el pediatra.

Sé consistente mamita y ten paciencia, mucha paciencia, ¡te sorprenderá con qué rapidez tu pequeño puede aprender a ir al baño solito!

Anuncios

Escrito por

¡Hola! Soy Yara. Comunicóloga y Maestra en en Dirección y Gestión de Instituciones Educativas por profesión, y claro, blogger por diversión, amante de la buena risa, las aventuras, la lectura y el café. Me fascina bailar, y por supuesto, hablo hasta por los codos. Soy mexicana y soy muy creativa. Tengo 24 años y estoy comenzando con este rinconcito diseñado totalmente para ti mamita, te preguntarás ¿Por qué? … Sencillo, desde pequeña el tema de los niños y la maternidad han sido algo fascinante en mi vida, he tenido la fortuna de convivir todo el tiempo con los niños, en el trabajo y en casa, de analizarlos, comprenderlos, escucharlos y conocerlos, y no cabe duda que jamás dejarán de sorprenderme. El amor que tengo por los pequeños y lo mucho que han aportado a mi vida profesional y personal ha sido un parteaguas en mi camino. No soy la mejor maestra del mundo, conozco a alguien que si lo es (mi mamá), tampoco soy la voz de la razón, pero me dedico al sector de la comunicación y la educación y como sabemos, la información es poder. Así que si buscas a alguien que resuelva tus dudas, comparta sus experiencias, alguien que te inspire confianza y que tras su experiencia y conocimiento aborde temas de tu interés, déjame decirte mamita que estás en el lugar adecuado. ¿Me acompañas?

Un comentario en “¿Cuándo comenzar con el control de esfínteres?

Deja un comentario