¿Cómo saber si estás afectando la autoestima de tu hijo?

Dicen por ahí que todos los niños deberían tener una etiqueta que diga: «cuidado, contiene sueños»

Esto como una advertencia para todos nosotros, los adultos, para que pongamos atención en la manera que convivimos con ellos. Cada una de nuestras palabras y nuestros actos repercute en cómo se desenvolverán en la vida, ya sea de forma positiva o negativa.

Definitivamente la tarea de ser mamá no es fácil y lo hemos platicado muchísimas veces en artículos anteriores. Como mamá, no solo debes preocuparte por la salud y bienestar físico de tus pequeños, sino que además es tu responsabilidad hacer que crezcan emocionalmente sanos y felices.

OS-Childhood-Depression
Photo credit: Orenstein Solutions

Como seres humanos que apenas están conociendo el mundo, tus pequeños irán construyendo su personalidad poco a poco y nosotros los adultos, que ya la tenemos definida, somos quienes podemos orientarlos, dándoles como ejemplo nuestra conducta. La manera en que nos comportemos y los tratemos siempre influirá en su forma de ser.

La autoestima es un tema muy delicado en la que miles de expertos y especialistas de la materia, por lo general, crean sus propias conclusiones y algunas terminan siendo completamente diferentes. Sin embargo, la mayoría coincide en que los malos tratos, exigencia excesiva, los castigos, el bullying y demás formas negativas de criar hacen que el niño poco a poco pierda su autoestima.

Existe una innumerable cantidad de formas en las que se puede destruir la autoestima de un niño y los expertos coinciden en al menos 5 de ellas. Estas 5 son de los más comunes dentro de la crianza de las nuevas generaciones, generaciones integradas precisamente por tu pequeño mamita.

4-causes-of-low-self-esteem-in-children.jpg
Photo credit: Everyday Power
  1. Sobreprotección: 

En primer lugar, es obligatorio distinguir un acto aislado de protección para con tus hijos, de lo que es un estilo educativo basado en la sobreprotección. El acto aislado, es totalmente normal y todas lo hemos puesto en práctica más de una vez. Es algo natural e instintivo.

Entiendo que ninguna mamá en su sano juicio querrá que le suceda algo a su hijo. Alejarlo de los peligros a los que está expuesto, es una de las tareas mas importantes para una mamá. Pero déjame decirte mamita, que el exceso de protección puede terminar resultando contraproducente para tu pequeño, pues les reprimimos el hecho de descubrir sus fortalezas y debilidades.

Y es que, la cosa cambia cuándo te dejas llevar por tus temores y miedos sobre la integridad física y mental de tu pequeño, provocando una sobreprotección constante.

      2.   Sobreexigir

30324147137_43107f1821_o
Photo credit: aaamsss 

Muchos papás, recurren a construir sueños frustrados a través de los hijos, y desde muy pequeños comienzan a exigir que aprendan más rápido de lo que sus pequeños cerebros pueden procesar. Esto solo genera frustración, un sentimiento que los niños NO saben procesar, mucho menos lidiar con ello, por lo tanto, como adultos debemos enseñarles a tolerar y salvaguardar su autoestima.

     3.   Comparaciones por aquí y por allá

Yo estoy a favor de siempre tener un ejemplo a seguir: un padre, una mamá, un hermano, un primo etc., pero de eso a que nos estén comparando todo el tiempo, hay una enorme diferencia. Con esto lo único que se logrará, será fomentar los sentimientos negativos y nublar la vista de tu pequeño, dejándole ver solo sus debilidades y no sus habilidades. Le estás enviando un mensaje erróneo, que el procesará como un: «no estoy haciendo nada bien, no importa cuánto me esfuerce, los demás siempre serán mejores que yo».

    4.   Hacer las cosas por ellos

Mamita, cada vez que haces la tarea de tu pequeño, que arreglas su mochila, que tratas de hacer todo tu para ahorrarle tiempo y que no tarde tanto, tendiendo la cama, por ejemplo, estas diciéndole implícitamente: “No eres bueno”, o de plano “No puedes”.

Toda mamá, debe fomentar la autonomía en sus pequeños, desde que son capaces de ir alcanzando retos evolutivos. El día a día ofrece muchas oportunidades para favorecer que los niños habiliten estrategias y habilidades, que de otro modo, no aprenderán.

Cuando un niño es capaz de hacer cosas por sí mismo estamos fortaleciendo su autoestima, su percepción de competencia, reforzando una autoimagen de seguridad, enseñándole a manejar la tolerancia a la frustración, desarrollando la perseverancia, entre otras cosas.

   5.   No potenciar sus cualidades

Todos tenemos virtudes, talentos y cualidades que nos hacen únicos. No identificarlos y no potenciarlos solo les generara más tristeza y frustración.

8-Simple-Activities-To-Build-Self-esteem-In-Children
Photo credit: MomJunction

Es indispensable para cualquier ser humano, el ser reconocidos, que un tercero reconozca una u otra cualidad, y para los pequeños es aún más importante; así que, déjale ver a tu hijo mamita que sus logros, por mínimos que sean son muy importantes, y créeme que de esta manera, poco a poco comenzarán a convertirse en seres independientes.

Y bien mamita, todos los niños son diferentes. Algunos niños tienen más facilidad que otros para hacer crecer su autoestima. Y algunos niños se enfrentan con cosas que pueden reducir su autoestima. Pero incluso si un niño tiene una baja autoestima, es posible elevarla, por supuesto que sí y con una mamá como tú, no me cabe la menor duda de que se logra.

 

Anuncios

Escrito por

¡Hola! Soy Yara. Comunicóloga y Maestra en en Dirección y Gestión de Instituciones Educativas por profesión, y claro, blogger por diversión, amante de la buena risa, las aventuras, la lectura y el café. Me fascina bailar, y por supuesto, hablo hasta por los codos. Soy mexicana y soy muy creativa. Tengo 24 años y estoy comenzando con este rinconcito diseñado totalmente para ti mamita, te preguntarás ¿Por qué? … Sencillo, desde pequeña el tema de los niños y la maternidad han sido algo fascinante en mi vida, he tenido la fortuna de convivir todo el tiempo con los niños, en el trabajo y en casa, de analizarlos, comprenderlos, escucharlos y conocerlos, y no cabe duda que jamás dejarán de sorprenderme. El amor que tengo por los pequeños y lo mucho que han aportado a mi vida profesional y personal ha sido un parteaguas en mi camino. No soy la mejor maestra del mundo, conozco a alguien que si lo es (mi mamá), tampoco soy la voz de la razón, pero me dedico al sector de la comunicación y la educación y como sabemos, la información es poder. Así que si buscas a alguien que resuelva tus dudas, comparta sus experiencias, alguien que te inspire confianza y que tras su experiencia y conocimiento aborde temas de tu interés, déjame decirte mamita que estás en el lugar adecuado. ¿Me acompañas?

Deja un comentario