Lectura infantil: una herramienta de poder

Alimenta la imaginación y aumenta el desarrollo de su capacidad intelectual.

Incentivar el buen hábito de la lectura en los niños tiene más beneficios para su desarrollo de los que creías. Aunque en la actualidades e han integrado a nuestro estilo de vida muchas otras herramientas y dispositivos que permiten “entretenerlo”, enseñarles a amar los libros desde pequeños les ayuda en su formación intelectual, social y emocional.

Sin temor a equivocarme, puedo decirte mamita que a través de la lectura aumenta considerablemente la creatividad, abriéndose la puerta hacia nuevos mundos y cosas por descubrir. Por eso, al hablar de la lectura, hablamos de un recurso imprescindible para despertar la curiosidad de los pequeños y facilitar su proceso de aprendizaje.

BENEFICIOS

Existen múltiples beneficios que la lectura les aporta a los pequeños, es por ello que debemos hallar la mejor forma de inculcarles la pasión por la lectura a tan temprana edad.

La mejor forma de inculcar amor por la lectura a los niños es leerles en voz alta desde muy pequeñitos. Viendo a sus padres o hermanos leer y contar cosas e historias tan divertidas, los niños experimentan una pasión por lo que sale de los libros. Poco a poco se animarán a explorar lo que encierran sus páginas, querrán aprender a leer para poder hacer lo mismo que sus padres y poco a poco se irán convirtiendo en lectores independientes.

apple-break-child-261889
Photo credit: Pizabay

Escuchar leer a sus padres les ayuda además a mejorar la percepción auditiva, a mejorar la concentración y a desarrollar la imaginación, porque ellos irán desarrollando la historia en sus mentes conforme sus padres la vayan contando. Y por supuesto es innegable el estrecho vínculo que se formará entre padres e hijos, algo impagable y muy difícil de alcanzar.

Es importante que los libros estén adaptados siempre a la edad del niño. Un libro demasiado infantil o demasiado adulto puede hacerles perder el interés.

Algunos de los beneficios más importantes de la lectura infantil se reducen a los siguientes puntos:

  • Adquisición de vocabulario

Poco a poco, conforme crecen, los niños comienzan a explorar el lenguaje. Al principio por imitación a los padres y luego, al iniciar la etapa escolar, a través de diversas actividades y una de ellas es la lectura. Esta actividad les ayuda a establecer asociaciones y entender los rudimentos del lenguaje.

A medida que aprenden a leer, los niños no solo descubren nuevas palabras y enriquecen su vocabulario, sino que comienzan a comprender mejor el discurso. Por ello, es de suma importancia apoyar el proceso de lectura y guiarlo adecuadamente, tanto en el aula como en el hogar.

Para poder desarrollar diversas habilidades lingüísticas, los niños deben aprender a dominar el hábito de la lectura.

  • Mejora de la expresión.

Dicho de otra forma, cuantas más palabras aprenden, mejor consiguen expresarse en su entorno familiar, escolar y social.

child-cute-enjoyment-1257099.jpg
Photo credit Daria Shevtsova 
  • Desarrollo de la imaginación y de la creatividad.

Los libros contienen “mundos” que les permiten a los niños potenciar su capacidad de imaginación y creatividad. A través de estos recursos los pequeños pueden “transportarse” a otros lugares, recreando en su mente los personajes y escenarios que allí se exponen.

Lo más interesante es que, más tarde, ellos tratarán de volverlos realidad, mediante un juego de roles o practicando el dibujo. Y mira que esto te lo cuento por experiencia, los libros han formado parte muy importante de mi vida desde mi niñez y todo esto, en conjunto, resulta ser clave para una formación intelectual.

  • Mejora de la comprensión lectora.

Muchos problemas académicos  que se viven hoy en día en la educación básica, media superior e incluso superior, vienen por una comprensión lectora deficiente o muy poco desarrollada. Un niño que lee desarrolla su comprensión y es capaz de entender sin problemas los textos que lee.

La compresión lectora es una herramienta poderosa e indispensable para todo ser humano. Sin ella, el proceso de formación académica se dificulta y se ralentiza.

Por ello, es primordial trabajar en ella desde el hogar, con lecturas complementarias y actividades afines. Ayuda a despertar la curiosidad por distintos temas, hacerse preguntas, intentar responderlas, procesar la información y comprender mejor las cosas.

Un niño que ha sido acostumbrado a leer con regularidad, tanto lo que le mandan a leer en la escuela como textos recreativos, no tendrá muchas dificultades a la hora de aprender.

  • Disminución de problemas de concentración.

Leer supone una atención que poco a poco hace que los niños adquieran disciplina y mejoren su capacidad de concentración.

Un buen hábito de lectura ayuda a los niños a desarrollar su concentración. Por ejemplo, en un cuento, a través de los personajes, la fantasía o la acción, se capta su interés y por consiguiente, los niños se ven motivados a centrar su atención en imaginar y concentrarse en las maneras en cómo podría terminar todo.

Aunque es normal que al principio, cuando aún son muy pequeños, se distraigan con facilidad. Pero el hecho de que poco a poco consigan centrar su atención en un texto les ahorrará, a corto y largo plazo, muchas dificultades en cuanto al aprendizaje se refiere.

  • Desarrollo de la personalidad.

Aunque no lo parezca, conocer a los miles de personajes que los libros encierran hace que el niño aprenda a relacionarse y a formar su personalidad. Leer hará que el niño se relacione mejor socialmente.

boys-children-cute-1094072
Photo by Victoria Borodinova from Pexels
  • Más empáticos

Los niños que leen desde temprana edad tienden a ser más empáticos. Esto no solo se debe a que las historias les ayudan a entender mejor las emociones, sino que aprenden a ponerse en el lugar de otros y a intentar saber qué les pasa y por qué.

La empatía puede contribuir positivamente en su adaptación al entorno social y a ser mucho más tolerante ante distintas situaciones y personas.

¿Cómo incentivar la lectura en los niños?

Los adultos en ocasiones cometemos errores muy graves, como dejarles la responsabilidad del hábito de la lectura a los maestros e instituciones educativas, sin embargo, es todo lo contrario, hay que despertar su interés por la lectura, desde muy pequeños, desde el hogar, te comparto las siguientes recomendaciones.

  • Practica la lectura con tus hijos en casa, por lo menos, media hora.
  • Tómate un tiempo para leerles un cuento. Por ejemplo, antes de ir a dormir.
  • Da un buen ejemplo para que el niño, al imitarte, consiga desarrollar su propio hábito de lectura.
  • Después de una lectura recreativa, haz una pequeña sesión de preguntas. ¿Qué hicieron los personajes?, ¿cómo lo lograron?, ¿qué hizo falta para llegar al final?, etcétera.
  • Conversa con tus hijos acerca de lo que han aprendido de la lectura del día, hagan una retroalimentación
  • Trata de ofrecerle lecturas de varios géneros acordes a su edad, pero sin limitarlo.
child-page-person-1741230.jpg
Photo credit:  Lina Kivaka

Ofrecerle a un niño solo lecturas infantiles podría interferir en su evolución como lector.

¡No subestimes la lectura! Como ya lo mencioné anteriormente, viene a ser una herramienta de poder no solo porque ejercita la imaginación y ayuda a tener un mejor dominio del lenguaje, sino porque facilita el aprendizaje de otras cuestiones, como las matemáticas, por ejemplo. Así que ¡a trabajar en ello!

Anuncios

Escrito por

¡Hola! Soy Yara. Comunicóloga y Maestra en en Dirección y Gestión de Instituciones Educativas por profesión, y claro, blogger por diversión, amante de la buena risa, las aventuras, la lectura y el café. Me fascina bailar, y por supuesto, hablo hasta por los codos. Soy mexicana y soy muy creativa. Tengo 24 años y estoy comenzando con este rinconcito diseñado totalmente para ti mamita, te preguntarás ¿Por qué? … Sencillo, desde pequeña el tema de los niños y la maternidad han sido algo fascinante en mi vida, he tenido la fortuna de convivir todo el tiempo con los niños, en el trabajo y en casa, de analizarlos, comprenderlos, escucharlos y conocerlos, y no cabe duda que jamás dejarán de sorprenderme. El amor que tengo por los pequeños y lo mucho que han aportado a mi vida profesional y personal ha sido un parteaguas en mi camino. No soy la mejor maestra del mundo, conozco a alguien que si lo es (mi mamá), tampoco soy la voz de la razón, pero me dedico al sector de la comunicación y la educación y como sabemos, la información es poder. Así que si buscas a alguien que resuelva tus dudas, comparta sus experiencias, alguien que te inspire confianza y que tras su experiencia y conocimiento aborde temas de tu interés, déjame decirte mamita que estás en el lugar adecuado. ¿Me acompañas?

Deja un comentario