Llegada de la primer fiebre

Seamos realistas, la primer fiebre en un bebé es atemorizante para toda mamá. La mayoría de las fiebres son inofensivas y son causadas por infecciones leves, sin embargo, las fiebres deben tomarse siempre muy en serio.

Cuando tu bebé está ardiendo de fiebre, evidentemente puede ser difícil pensar claro y tomar decisiones importantes y más cuando eres mamá primeriza. Aprender qué causa la fiebre y cómo tratarla, calmará tu ansiedad y sobre todo te ayudará a tomar control de la situación.

Ante todo, lo primero que deberás hacer por más difícil que sea, es mantener la calma para analizar la situación como corresponde y no olvidar que la fiebre es un síntoma que ayuda a identificar qué le pasa al bebé. Puede deberse a que el niño tenga una infección o bacteria pero también puede darse como respuesta para luchar contra ella.

En cualquier caso, es razonable que te preguntes ¿hasta qué punto debo llevar a mi bebé al médico?

Especialistas de La Asociación Española de Pediatría, responden que es necesario hacerlo cuando alcancen una temperatura a partir de 39 grados y si la fiebre persiste o no baja después de administrarle un medicamento anti térmico.

“En el caso de que un niño presente fiebre baja y ningún otro síntoma, pero no deje de llorar, los padres del bebé deben dirigirse a Urgencias”, añaden las especialistas.

Recordando que, en los bebés menores de tres meses, la fiebre es motivo de consulta en Urgencias, ya que puede ser un signo de una patología grave.

¿Cuáles son las causas de la fiebre?

68581764_417546059112616_1652348926080057344_n.jpg
Photo credit: momciclopedia

Es importante recordar que la fiebre, en sí misma, no es una enfermedad; suele ser un síntoma de otro problema.

La fiebre puede estar causada por varias cosas, como las siguientes:

  • Una infección: la mayoría de las fiebres están causadas por una infección u otra enfermedad.

La fiebre ayuda al cuerpo a combatir las infecciones porque estimula sus mecanismos naturales de defensa.

  • Exceso de ropa: Los lactantes, sobre todo los recién nacidos, pueden tener fiebre si están demasiado abrigados o si se encuentran en un ambiente caluroso, porque no son capaces de regular su temperatura corporal tan bien como lo hacen los niños mayores.

Pero, como ya lo mencionamos, la fiebre en un recién nacido puede indicar una infección grave, por ello, hasta los lactantes que vayan demasiado abrigados deben ser evaluados por un médico en caso de tener fiebre.

  • Vacunas: los bebés y los niños a veces presentan fiebre baja o febrícula después de haber sido vacunados, sin embargo aunque hay que estar alertas, no es un tema de gravedad.

Cómo bajar la fiebre de un bebé

Si un niño mayor de tres meses no supera la fiebre indicada como alarmante ni presenta otros síntomas, los pediatras explican qué podemos hacer para que el bebé recupere una temperatura normal.

Primero se debe retirar el exceso de ropa que pueda llevar el bebé y dejarlo en pañales para comprobar si baja su temperatura corporal. Si la temperatura permanece alta, se pueden utilizar medidas físicas, como un baño con agua templada, asegurándote de mojar constantemente la ingle, la cabeza y la axila, ya que en estas zonas el recorrido sanguíneo es más superficial.

735_Sick_Baby.jpg
Photo credit: universal medios

Líquidos adicionales

La fiebre hará que el organismo del pequeño pierda un poco más de líquidos, por lo tanto, es importante que tu bebé no deje de tomar líquidos. El agua o las bebidas frescas pueden ser beneficiosas, pero en realidad no importa si lo que bebe está frío o caliente.

De igual manera, aseguran los pediatras, que para tratar picos de fiebre, puedes administrarle a tu bebé paracetamol, ya que funciona en todas las edades, a partir de los 6 meses.

Estos medicamentos se utilizan para controlar la fiebre y hacer que el niño se sienta más confortable, pero no tratan la causa subyacente de la fiebre.

Si tu bebé tiene menos de 3 meses, no le administre medicamentos para la fiebre, a menos que su médico lo indique.

En cuanto a la recuperación del niño, las especialistas señalan que, aunque la fiebre haya remitido, los padres deben observar el estado general del bebé, la mejora de su estado de ánimo, según le baja la temperatura y su apetito.

“Es un claro indicador del buen estado del bebé tras un episodio de temperatura alta”, advierten.

Mother-checking-temperature-of-her-sick-son-who-has-thermometer-in-his-mouth.jpg
Photo credit: Yourhealth

Medición de la temperatura corporal

Normalmente cuando los niños tienen fiebre, se sienten calientes al tacto. Para confirmar que tu pequeño tiene fiebre, será de gran ayuda que uses un termómetro.

Además tomemos en cuenta que medir la temperatura a un niño que no para de moverse puede resultar muy difícil, por ello en función de la edad se aconseja un tipo de
medición diferente.

En los niños, la temperatura puede medirse a través de la boca (temperatura oral).  Existen otros métodos para medir la temperatura, que pueden ser útiles. Estos métodos son:

  • Termómetro en la axila (temperatura axilar): una temperatura mayor de 37,2 °C (99,0 °F) significa que el niño tiene fiebre.
  • Termómetro de oído (temperatura timpánica): una temperatura mayor de 38 °C (100,4 °F) significa que el niño tiene fiebre

fiebre

¿»Mucha fiebre” significa “mucha enfermedad”?

No siempre. La temperatura corporal no siempre es proporcional a la gravedad de su causa. Puede que una infección severa apenas provoque unas pocas décimas mientras que un catarro, en principio banal, vaya acompañado de fiebre de hasta 40 ºC. Lo más
importante es determinar qué causa la fiebre. Es primordial, por lo tanto, observar con atención los síntomas que presenta el niño.

Worried mother measuring baby's temperature in bedroom.
Photo credit: MOM365

¿Qué tipo de termómetro debo usar para medir la temperatura a mi hijo?

• Termómetros digitales: Miden la fiebre de forma rápida y segura. Son de fácil medición y de fácil lectura.
• Termómetro de mercurio: A pesar de ser fiables en cuanto a la medición y de ser el método tradicional, se ha prohibido su venta por ser potencialmente peligrosos por el mercurio que contienen, por lo que es recomendable utilizar alguno de los otros métodos.
• Termómetros de oído: Son termómetros electrónicos que miden la temperatura desde el interior del conducto auditivo. Su medición no es tan exacta cuando se usa en niños muy pequeños, y son más caros.
• Termómetro chupete: Son como un chupete convencional y llevan una pantalla digital que es la que los padres pueden mirar para ver la temperatura. La medición no es fiable.

En fin mamita, es importante que recuerdes que, ante cualquier duda en cuanto al estado de salud de tu pequeño, siempre puedes consultarlo con tu  pediatra.

La fiebre es uno de los motivos de consulta más frecuentes en Pediatría debido al estado
de alarma que crea en los padres, especialmente cuanto menor es la edad del niño.

Anuncios

Escrito por

¡Hola! Soy Yara. Comunicóloga y Maestra en en Dirección y Gestión de Instituciones Educativas por profesión, y claro, blogger por diversión, amante de la buena risa, las aventuras, la lectura y el café. Me fascina bailar, y por supuesto, hablo hasta por los codos. Soy mexicana y soy muy creativa. Tengo 24 años y estoy comenzando con este rinconcito diseñado totalmente para ti mamita, te preguntarás ¿Por qué? … Sencillo, desde pequeña el tema de los niños y la maternidad han sido algo fascinante en mi vida, he tenido la fortuna de convivir todo el tiempo con los niños, en el trabajo y en casa, de analizarlos, comprenderlos, escucharlos y conocerlos, y no cabe duda que jamás dejarán de sorprenderme. El amor que tengo por los pequeños y lo mucho que han aportado a mi vida profesional y personal ha sido un parteaguas en mi camino. No soy la mejor maestra del mundo, conozco a alguien que si lo es (mi mamá), tampoco soy la voz de la razón, pero me dedico al sector de la comunicación y la educación y como sabemos, la información es poder. Así que si buscas a alguien que resuelva tus dudas, comparta sus experiencias, alguien que te inspire confianza y que tras su experiencia y conocimiento aborde temas de tu interés, déjame decirte mamita que estás en el lugar adecuado. ¿Me acompañas?

Deja un comentario