13 características de los «hijos únicos»

Educar a un hijo único es un reto para mamá.

Hoy en día la mayoría de las familias está optando por la concepción de un solo pequeño,  los llamados «hijos únicos«. Existen múltiples motivos por los que se puede tener un sólo hijo: algunas familias se ven obligadas a tomar esta decisión por problemas médicos o físicos, otros por problemas económicos, sociales, etc.

En cualquier caso, las estadísticas no mienten ¿Eres hijo único o conoces a alguien que lo es?

¿Crees que es mimado o tiene características que te llaman la atención? Es importante que tengas presente que en cada hogar es diferente,  pero estas 17 características te ayudarán a comprenderlos mejor, y aunque generalmente se suele tener prejuicios sobre ellos, calificándolos de egoístas, mimados y complicados, no todos desarrollan esas características.

Educar a un hijo único es un reto para mamá. Contribuir a su autoestima y a su convivencia con otros niños de su edad, evitar la sobre protección, contribuir a que adquiera una autonomía y ampliar el triángulo familiar de manera cotidiana son los principales objetivos que debe perseguir la educación del hijo único.

child-girl-kid-12165.jpg
Photo by Skitterphoto 

13 características del hijo único

1.- Por su relación cercana a los adultos, en su primera infancia, muestran mayor madurez y asumen comportamientos más adelantados a su edad.

2.- Pasan más tiempo en Internet ya que es una actividad con interacción personal.

3.- Tienden a tener una mejor autoestima que los niños con hermanos, pues al no tener competidores en casa y recibir todos los estímulos y todas las alabanzas, por parte de mamá y papá, hace que crezcan con una buena autoestima.

El riesgo que esto puede suponer es que lleguen a pensar que son niños superiores a los demás o que su manera de actuar es la única posible. Esto les hará mostrarse intolerantes, testarudos y poco comprensivos. Por ello hay que estar al pendiente.

4.- Al no crecer con hermanos son menos competitivos y celosos

5.- Son afectuosos y muy unidos a sus padres.

action-active-back-view-2682543
Photo by. pixabay

¿Y cómo culparlos? Comparten mucha intimidad con ellos y los lazos que los unen son muy fuertes. Los niños admiran a sus padres, los imitan en todo, comparten gustos, opiniones y forma de ser, aunque esto puede ocasionar que, en la adolescencia, cuando los niños necesitan rebelarse contra los padres para asumir su propia identidad, los hijos únicos tarden más en hacerlo, y esta falta de sana rebeldía puede ocasionar una importante carencia de imagen propia en unos años claves para su desarrollo personal.

6.- Le cuesta esperar su turno cuando juega con los demás.

7.- Debido a que son altamente motivados, se exigen a sí mismos y tiene metas muy altas lo que puede generarles de repente mucho estrés.

8.- Son líderes naturales y pueden llegar a ser “personas influyentes».

9.- Aceptan de mejor manera la soledad ya que están acostumbrados a ser precisamente «hijos únicos».

10.- Tienden a ser más lógicos y prácticos en la resolución de problemas.

Es innegable, tienen una memoria impresionante, me consta.

11.- En la escuela tienen mejores calificaciones ya que es una enorme ventaja  que sus padres destinen buena cantidad únicamente a sus estudios.

Sacan mejores notas en los exámenes y consiguen mayores niveles de logros educativos y profesionales. Esto podría ser resultado de contar con la ventaja de tener todos los recursos financieros de sus padres para ellos solos y no ser repartido entre sus hermanos.

art-child-colored-pencils-1322611.jpg
Photo by Milly Eaton 

Pero por otro lado los padres suelen ser muy exigentes con ellos y pueden sentirse presionados constantemente, generando algún tipo de ansiedad o temor al fracaso.

12.- Su imaginación se desarrolla al máximo ya que al no tener hermanos para jugar, deben desarrollar estas habilidades por sí mismos.

13.- Al pasar más tiempo solos o sin otros niños, hacen que a la hora de jugar tengan que inventarse sus propios trucos, incluso si esto involcura entretenerse con un par de cubiertos o las cintas de las cortinas, teniendo una montaña de juguetes en su habitación.

Educar a los hijos únicos es un reto

En cualquier caso, lo que debemos tener claro desde el principio y para acabar con los principales mitos del hijo único, es que para que un niño o una niña sea feliz, no es necesario que esté rodeado de un gran número de hermanos, ni mucho menos. Por el contrario, es mucho más importante el ambiente que se le logre crear en casa.

barefoot-beach-cheerful-1574653.jpg
Photo by. rawpixel

Para establecer qué características son las propias de los hijos únicos se han hecho numerosas investigaciones, las cuales han ido estableciendo otros parámetros en el análisis. Esto ha llevado a nuevas y más exactas apreciaciones de la condición de ser hijos únicos, demostrando que éstos, si bien tienen algunas características particulares, no son muy diferentes a los niños que tienen hermanos.

La personalidad del hijo único depende más de cómo es criado que del hecho de no tener hermanos, por lo que el papel de los padres es un factor muy importante.

Tú, mamita, debes aprender a mantener un equilibrio en la educación para no correr el riesgo de caer en una protección excesiva que perjudique el desarrollo del niño, o impida su desarrollo social. Es importante que aprenda desde pequeño a convivir con otros niños, ya sean amigos de la escuela o primos y se fomente la cultura del deporte en equipo para no caer en un egocentrismo.

También hay que saber poner reglas y mantener la disciplina, ya que si los padres son muy permisivos podría derivar en un descontrol total de su actitud.

Anuncios

Escrito por

¡Hola! Soy Yara. Comunicóloga y Maestra en en Dirección y Gestión de Instituciones Educativas por profesión, y claro, blogger por diversión, amante de la buena risa, las aventuras, la lectura y el café. Me fascina bailar, y por supuesto, hablo hasta por los codos. Soy mexicana y soy muy creativa. Tengo 24 años y estoy comenzando con este rinconcito diseñado totalmente para ti mamita, te preguntarás ¿Por qué? … Sencillo, desde pequeña el tema de los niños y la maternidad han sido algo fascinante en mi vida, he tenido la fortuna de convivir todo el tiempo con los niños, en el trabajo y en casa, de analizarlos, comprenderlos, escucharlos y conocerlos, y no cabe duda que jamás dejarán de sorprenderme. El amor que tengo por los pequeños y lo mucho que han aportado a mi vida profesional y personal ha sido un parteaguas en mi camino. No soy la mejor maestra del mundo, conozco a alguien que si lo es (mi mamá), tampoco soy la voz de la razón, pero me dedico al sector de la comunicación y la educación y como sabemos, la información es poder. Así que si buscas a alguien que resuelva tus dudas, comparta sus experiencias, alguien que te inspire confianza y que tras su experiencia y conocimiento aborde temas de tu interés, déjame decirte mamita que estás en el lugar adecuado. ¿Me acompañas?

Deja un comentario