¿Y si nos atrevemos a ver esta crisis como una bendición?

La realidad es que llevamos una vida tan acelerada, que en ocasiones nos olvidamos de esos pequeños grandes detalles que realmente son la vida misma: nuestra familia.

Sobrellevar un encierro domiciliario, hacer frente al trabajo en casa y ocuparse del cuidado y educación de los hijos es un reto enorme que están enfrentando millones de papás en el mundo a causa de COVID-19.

A diario el tormento es cada vez más grande con lo que vemos en televisión o leemos en redes sociales, pero ¿y si nos atrevemos a ver esta crisis como una bendición?

Empezando con preguntarte ¿hace cuánto no pasabas tanto tiempo con tu familia?, ¿hace cuánto tus rutinas ya no te permitían comer con la mayoría de ellos?, ¿hace cuánto tiempo no dedicabas tus días enteros a tus hijos?, ¿hace cuánto hablaste por teléfono con tu familia sin estar mirando el reloj?, ¿habías puesto atención a lo que hacían o veían tus hijos en tu ausencia?, ¿hace cuánto tiempo no tomabas tu café por las tardes sin prisas?, ¿hace cuánto no volteabas a ver todas las virtudes que te enamoraron de tu pareja?…

Y así podríamos preguntarnos mil cosas más, pues la realidad es que llevamos una vida tan acelerada, que en ocasiones nos olvidamos de esos pequeños grandes detalles que realmente son la vida misma, nuestra familia.

El Covid-19 es una realidad.

woman-wearing-face-mask-while-cleaning-the-kitchen-4008501
Foto de Polina Zimmerman

No estoy negando ni minimizando su contundencia y seriedad; sólo estoy invitando a observar esto desde otras perspectiva:

  • ¿Qué tengo que aprender?
  • ¿Necesito aislarme de situaciones y relaciones que ya no me funcionan?
  • ¿Tiene que venir un virus fuerte para darme cuenta de lo efímero que es el paso por el mundo?
  • ¿Es acaso un episodio pandémico lo que necesitamos como humanidad para empezar a cambiar todo lo que extermina nuestro planeta?
  • ¿Estoy preparada para convivir  24/7 con mi pareja, mis hijos o en soledad conmigo?

Entiendo son bastantes preguntas, pero si por lo menos te has hecho alguna de ellas, te aplaudo, porque ya estas en un camino diferente.

Las últimas semanas han sido muy complicadas para todo el mundo, pero no hay mal que por bien no venga, porque aunque el panorama luzca sombrío, existe ese lado positivo en el que nos atrevemos a ver esta pandemia como una bendición, un ejemplo: el tiempo que pasas con tus hijos y las valiosas lecciones que esta situación nos deja.

Momentos difíciles para todos

Reitero, con esta reflexión no pretendo minimizar la importancia de la pandemia por la que todos estamos pasando, ni de reducir las dificultades que cada familia pueda estar pasando alrededor del mundo. Se trata simplemente de recordarnos, que en la mayoría de las situaciones existe un lado bueno y depende de cada uno de nosotros querer verlo o no.

Sé y soy consciente de que para algunas familias es más difícil que para otras. En mi caso, soy la responsable de una guardería y preescolar y el dejar de ver a mis niños, cambiar mis rutinas, adaptarme a nuevas formas de enseñanza- aprendizaje, ha sido algo muy duro, tomando en cuenta que también ya tenía un acercamiento con el home office, precisamente por este sitio web, es por eso que puedo ponerme en tus zapatos y comprender que el encierro puede llegar a ser muy duro, y la incertidumbre puede llegar a hacernos sentir que perdemos la cabeza. Afortunadamente yo tengo la dicha de estar con mi familia más cercana y pasar con ellos todo el tiempo que desde hace mucho no pasaba.

Por eso como lo dije en un inicio, aunque el panorama no luzca muy esperanzador, de esta difícil experiencia también podemos retomar cosas positivas, si sabemos cómo buscarlas y si mantenemos los ojos bien abiertos.

Tiempo de calidad con la familia

Es un hecho, si hay algo positivo que ha traído esta cuarentena a nivel mundial, es que muchas familia estamos teniendo algo que con el ritmo de vida actual cada vez sucedía menos: tiempo de calidad con los nuestros. Al permanecer en casa, estamos reconociéndonos, compartiendo tiempo juntos y sobretodo, valorando a quienes más amamos.

mother-taking-care-of-her-three-children-4017423
Foto de Gustavo Fring

Sé que a muchas familias tienen mil preocupaciones más, lo económico por ejemplo, un tema que nos ha venido a afectar de sobremanera a muchos de nosotros, a otras familias les angustia saber hasta cuándo podrán volver a ver a otras personas de su familia. Pero lo mejor que podemos hacer ahora, es enfocarnos en lo que tenemos y en quienes están a nuestro lado. Piensa en que a pesar de todo, Dios y el Universo te están dando una oportunidad extra de poder tener a tus hijos 24/7, de disfrutarlos, de descubrir con ellos, de soñar con ellos, ¿recuerdas cuánto trabajo te costaba separarte de ellos al llevarlos a la guardería? Esta vez son todos tuyos, no necesitas llevarlos y salir con los ojos llenos de lágrimas por querer estar un minuto más con ellos.

Así que valoremos a los nuestros y el tiempo que se nos ha regalado a su lado, aunque no sea en la mejor de las circunstancias.

La unión hace la fuerza

La cuarentena, también nos ha obligado a recordar algo que muchas veces solemos olvidar: todos estamos juntos en esto. Todos vivimos en el mismo planeta. Podremos provenir de distintos países, de distintas culturas, creencias y religiones. Pero ahora, es momento de entender, que protegiéndonos unos a otro es como saldremos adelante, ahora aprendimos también a ponernos en el lugar del otro, un valor que honestamente estamos perdiendo poco poco.

STAY

Pequeñas cosas hacen la diferencia

Algo que también nos ha dejado la cuarentena, es el aprender a valorar las pequeñas cosas, tanto las que hoy tenemos, como las que no. A ser agradecidos y darnos cuenta que incluso en medio de estos momentos llenos de angustia, hay cosas que pueden no parecer tan grandes, pero que si vemos con detenimiento tienen mucho valor: el tiempo con nuestra familia, escuchar sus risas, sentir sus abrazos, jugar con tus hijos, escuchar esas preguntas inocentes provenientes de sus mentes llenas de curiosidad, los gestos de cariño que tienen con nosotros, las llamadas telefónicas a aquellos que no están a nuestro lado.

 

photo-of-girl-hugging-her-mom-while-sitting-on-kitchen-4149029
Foto de Gustavo Fring

Y también, aquello que en este momento no podemos tener: los paseos por el parque, por la plaza, el café con las amigas, el helado con mi mamá, las reuniones con amigos, las risas de los niños en el patio de la escuela, etc. cosas que muchas veces damos por sentado, pero hoy no podemos tener.

Así que por eso te invito a atreverte a ver esta crisis como una bendición. No estemos preocupados por mantener a los niños ocupados con rutinas todo el día. Que no dejen de aprender sí, pero no solo lo académico. Intentemos ver el lado positivo, relajémonos con nuestras familias y disfrutemos del brillante azul del cielo que hace mucho no nos tomábamos el tiempo para ver. 

 

Escrito por

¡Hola! Soy Yara. Comunicóloga y Maestra en Dirección y Gestión de Instituciones Educativas, por profesión, y claro, blogger por diversión, amante de la buena risa, las aventuras, la lectura y el café. Me fascina estar con mi familia, viajar, bailar y hablo hasta por los codos. Soy mexicana y soy muy creativa. Tengo 26 años y estoy comenzando con este rinconcito diseñado totalmente para ti mamita, te preguntarás ¿Por qué? … Sencillo, la maternidad, la primera infancia, la educación inicial etc. han sido algo fascinante en mi vida, he tenido la fortuna de convivir todo el tiempo con los niños, en el trabajo y en casa, de analizarlos, comprenderlos, escucharlos y conocerlos, y no cabe duda que jamás dejarán de sorprenderme. El amor que tengo por los pequeños y lo mucho que han aportado a mi vida profesional y personal ha sido un parteaguas en mi camino. No soy la mejor maestra del mundo, conozco a alguien que si lo es (mi mamá), tampoco soy la voz de la razón, pero me dedico al sector de la comunicación y la educación y como sabemos, la información es poder. Así que si buscas a alguien que resuelva tus dudas, comparta sus experiencias, alguien que te inspire confianza y que tras su experiencia y conocimiento aborde temas de tu interés, déjame decirte mamita que estás en el lugar adecuado. ¿Me acompañas?

2 comentarios sobre “¿Y si nos atrevemos a ver esta crisis como una bendición?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s